2017 Año Miguel Hernández. 75 años de la muerte del poeta.

Este 2017, se cumplen setenta y cinco años de la muerte de uno de los más grandes poetas españoles, Miguel Hernández, y desde aquí hemos querido rendirle un pequeño homenaje recordando su vida y sus obras más significativas.

Miguel Hernández nació en el seno de una familia ganadera de Orihuela en 1910. Desde pequeño ayudó a su familia con los quehaceres domésticos, aunque su padre hizo todo lo posible porque lo admitiesen en la escuela, donde comenzó su formación con nueve años. Sin embargo, tuvo que abandonarla en 1925 a causa de una crisis económica que atravesaba la familia. Miguel decidió aprovechar el tiempo libre que le dejaba el pastoreo para seguir estudiando por cuenta propia, y empezar a componer sus primeros poemas. Los temas más recurrentes de estos primeros versos son la huerta, el pastoreo, los animales… Asiduamente, el poeta, leía a los grandes clásicos de la literatura universal en la biblioteca de Luis Almarcha, sacerdote de la catedral de Orihuela.

En 1931, el poeta decidió marcharse a Madrid en busca de trabajo, no obstante, volvió ese mismo año sin éxito. Dos años después editó su primera obra Perito en lunas, volviendo nuevamente a Madrid en 1934, aunque en esta ocasión, tuvo un fructífero viaje y comenzó a relacionarse con figuras como Neruda o Alberti. En diciembre de 1935, una vez de vuelta a Orihuela, su gran amigo Ramón Sijé, al que había conocido en la escuela y al que más tarde le dedicaría su Elejía, falleció. En 1936 se editó su libro de poemas El rayo que no cesa. Al comenzar la Guerra Civil, Miguel, militante del PCE, inmediatamente participa en el 5º Regimiento como Comisario.

Durante la guerra participó en Valencia en el II Congreso Internacional de Intelectuales en defensa de la Cultura, donde se reencuentra con muchos de sus amigos intelectuales de Madrid. Además como Comisario fue invitado a viajar a la URSS con una delegación española del Ministerio de Instrucción Pública al Festival de Teatro Soviético, que aquel año celebraba su quinta edición.

En ese mismo año, 1937, se casó con su novia, Josefina Manresa, con quien había iniciado una relación tres años atrás y publicó una de sus obras más conocidas Viento del Pueblo, además de El labrador de más aire y Teatro en guerra. En diciembre, nació su primer hijo, al que llamaron Manuel Ramón, aunque falleció poco antes de cumplir un año. Esta trágica pérdida influyó en su obra que se volvió mucho más gris, publicando obras como Cancionero y romancero de ausencias y Pastor de la muerte.

En abril de 1939, poco después del nacimiento de su segundo hijo, Manuel Miguel, acabó la Guerra Civil. El poeta tuvo que huir a Portugal, pero la policía portuguesa lo detuvo y lo entregó a la Guardia Civil. Fue prisionero en diversas cárceles españolas, incluida la de Torrijos de Madrid, donde compuso conocida obra Nanas de la cebolla. Después de ser puesto en libertad fue nuevamente detenido en Orihuela en 1940 y condenado a muerte, pena que se vio conmutada por treinta años de prisión. Un año más tarde lo trasladaron al Reformatorio de Adultos en Alicante, donde contrajo una afección pulmonar que el hambre y la miseria convirtieron en una fatal tuberculosis. Finalmente, en 1942 murió el poeta Miguel Hernández, uno de los mayores exponentes de la poesía española.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.
Poema Vientos del Pueblo me llevan

Beatriz Ginés Fuster
Licenciada en Hª del Arte

Amparo Gómez Pérez
Licenciada en Humanidades

Comparte esta noticia

Deja un comentario