Ni gente sin casa ni casas sin gente

n4 pah

Desde el pistoletazo de salida de esta mal llamada “crisis” allá por 2008,  se han producido en España cerca de medio millón de desahucios, producto de una inmensa estafa elaborada por los bancos, con la connivencia y la inacción de los gobiernos de turno. Si a todo esto le añadimos los efectos del paro, los recortes, la subida del IVA y la completa demolición del llamado Estado de Bienestar, a cargo de los últimos dos gobiernos, la situación se vuelve verdaderamente dramática. En cuanto a las cifras de desahucios, después de Cataluña, el País Valencià,  especialmente las provincias de Alicante y Valencia, lideran el número de desahucios ejecutados. Es el ranking de la vergüenza.

Con estos datos era de esperar que nuestra comarca no fuera una excepción a esta problemática, de manera que, un grupo de personas vinculadas al movimiento 15M en los pueblos de Chiva, Cheste y Buñol, y viendo la urgente necesidad de afrontar un problema que iba creciendo casi exponencialmente en nuestros pueblos, decidimos crear una Plataforma de Afectados por las Hipotecas en nuestra comarca, para dar respuesta al drama de los desahucios y tratar de paliar los problemas del acceso a la vivienda. En concreto, nos decidimos  en enero de 2012, a raíz de la convocatoria de un Stop Desahucios que afectaba a una pareja de ancianos de Chiva, avalistas de un hijo que había puesto la vivienda de toda la vida de sus padres como aval de su negocio fallido. Ese día pudimos paralizar el desahucio, y aunque la segunda vez el BBVA consiguió desahuciar a la pareja produciéndose el fatal desenlace, ya habíamos decidido dar el paso. Así nació la PAHC de La Hoya, con el único objetivo de garantizar uno de los derechos más básicos, incluido en el artículo 47 de la Constitución Española.

Desde entonces hemos ido creciendo como colectivo consiguiendo, por un lado pequeñas pero importantes victorias como paralizaciones de desahucios y subastas, daciones en pago, alquileres sociales, reestructuraciones de deuda en condiciones favorables para las familias, y por otro el que a mi entender es el mayor de los nuestros logros: rescatar a las familas afectadas de la desesperación, de esa angustia que supone creerse culpable de una situación que ellas no han causado. De empoderar y recuperar a esas personas hundidas moralmente, para que sean protagonistas activos de la solución de su problema hipotecario, contando siempre con el apoyo y la fuerza del colectivo. Esas personas terminan completando ese bonito proceso, cuando después de resolver su problema, ponen la experiencia y aprendizaje adquiridos, al servicio de la PAH, con el objetivo de ayudar, guiar  y empoderar a las nuevas familias afectadas que llegan por primera vez al colectivo.

Los pilares fundamentales de nuestra lucha son: las acciones de desobediencia civil (siempre pacífica) ya sean en la calle, en bancos, en juzgados o en las instituciones públicas; el asesoramiento y empoderamiento de las personas / familias afectadas que acuden pidiendo ayuda a nuestras asambleas, además del duro trabajo de negociación que realizamos con los bancos, el trabajo jurídico en juzgados, y finalmente el trabajo de elaboración y presentación de mociones en los Ayuntamientos para conseguir unos mínimos a nivel municipal, que garanticen que ninguna familia se quede sin techo. En este sentido, la PAHC de LA Hoya ha conseguido que se aprueben varias mociones en algunos de los ayuntamientos de nuestra comarca, entre ellos Buñol. Además, a nivel estatal, llevamos ya más de 2 años con la campaña de La Obra social PAH  recuperando un gran número de edificios y bloques de viviendas en propiedad de bancos y de la SAREB (el “banco malo”) para realojar a aquellas familias sin recursos que han sido  desahuciadas, o que tras entregar su casa al banco, tienen problemas para acceder a un techo bajo el que vivir. Somos gente normal que, cansados de esperar de las instituciones y poderes públicos una solución a este drama social, ha decidido organizarse desde abajo, con la fórmula del apoyo mutuo, y de esta manera encontrar soluciones colectivas a los problemas individuales. Nos reunimos de forma asamblearia, teniendo como características propias la horizontalidad en la toma de decisiones, el apartidismo (no estamos vinculados a ninguna formación política. En la PAHC cabe gente de todo tipo de ideologías. Nuestro nexo de unión es la lucha por el derecho a la vivienda)  y finalmente la gratuidad (no cobramos nada por el trabajo que hacemos).

En los pueblos no demasiado grandes como Buñol, la PAHC se enfrenta además a un problema adicional: la vergüenza de las familias afectadas a reconocer que están pasando por problemas hipotecarios. Es una mezcla entre miedo, culpabilidad y “el qué dirán, que impide en muchos casos que se acerquen a nuestras asambleas a pedir ayuda, sufriendo esa angustiosa situacción en silencio. Aprovecho pues estas líneas para animar a todas esas familias que como muchas otras,  están pasando por problemas económicos, y por consiguiente ya tienen, o en breve tendrán problemas para pagar las letras de sus hipotecas, a que superen esa vergüenza y acudan a nuestras asambleas antes de que sea demasiado tarde. En estos casos, el tiempo es esencial a la hora de actuar. No permitamos que haya gente sin casa, ni casas sin gente. Ningún piso, ninguna deuda vale nuestra salud ni nuestra vida. Si tienes problemas hipotecarios o con tu alquiler, acude a la PAH y lucha por el derecho a la vivienda. Si no lo haces, nadie más lo hará por ti.

Jose Guerrero
Activista social

Comparte esta noticia

Deja un comentario