Black is black

Cuando estoy escribiendo esto aun faltan unos días para la ceremonia de los Oscar. No se sabe qué pasará, pero estoy convencido que LA LA LAND va a ser la gran vencedora, aunque lo que de verdad me gustaría es que a pesar de que yo soy muy fan de LA LA LAND, el premio a mejor película se lo llevara la que para mí es una de las mejores de los últimos años, MOONLIGHT.

El año pasado hubo polémica porque no había candidatos negros-afroamericanos –parece ser que es el termino correcto–. Este año es todo lo contrario, ya que tanto MOONLIGHT, como FENCES, FIGURAS OCULTAS y LOVING son películas cuyas temáticas, actores e incluso algún director, entran de lleno en lo que podríamos llamar cine afroamericano, al igual que dos de los documentales nominados, O. J.: Made in America y I Am Not Your Negro. Personalmente pienso que una película me gusta o no independientemente de su nacionalidad, sus protagonistas o su director, que el cine, como la mayoría de las artes, depende mucho del gusto del espectador, del consumidor. Pero, por otra parte, me alegro muchísimo de que en pleno reinado de la derecha mas rancia, la que representa Trump, la comunidad negra esté tan bien representada en los Oscar.Para combatir la genética censora y destructiva de esa derecha –aquí también la sufrimos–, qué mejor arma que la cultura y el arte en todas sus facetas.

No he visto los documentales, pero sí las cuatro películas de las que estoy hablando. La que menos me gustó es la que quizás sea la más comercial, FIGURAS OCULTAS, cine hecho a medida del gran publico y con la  vista puesta en la taquilla. FENCES me pareció una buena peli, pero para mi gusto se le nota demasiado su origen teatral. Aún así, y aunque solo sea por ver a Viola Davis, yo la recomiendo.LOVING me gusto muchísimo, está basada en un hecho real, la persecución de una pareja interracial en los años 50/60 en la América profunda. Tanto Joel Edgerton como Ruth Negga tienen bien mereciadas sus nominaciones.Y me dejo para el final MOONLIGHT, cine de autor en su mejor expresión, realista y sincera. Esta frase de un crítico la define: “Es un filme extraordinario por la manera elocuente y humana con que presenta la soledad, angustia e inseguridad de un joven gay en un mundo intolerante y hostil”.

Y un pero, siempre hay un pero: para mi gusto, falta una película, EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN, en el Festival de Sundance: Mejor película y Premio del público pero  castigada en los Oscar porque habla de un hecho real ocurrido en 1831, la rebelión de los esclavos negros, y porque tiene el mismo título que la película de D.W. Griffith de 1915, una obra maestra cinematográficamente hablando pero que era un canto al racismo y al KuKluxKlan.

Y termino con una frase de Charlie Sheen tras la ola de fallecimientos de famosos: “Querido Dios, que Trump sea el próximo, ¡por favor!”.

Arny Carrascosa Villar.
Loco por el cine.

Comparte esta noticia

Deja un comentario