Buñol y La Tomatina. Película en esperanto (1980).

Aunque este artículo acabe hablando del cortometraje que hicimos el Grupo de Esperanto de Buñol, hasta esos momentos, y posteriormente también, sucedieron estas otras cosas.

CLASES EN EL LOCAL DE LA “CNT”
Finalizaba el artículo anterior (asíesbuñol nº34 Noviembre 2017) con el compromiso por parte de algunas personas en recibir clases de esperanto, y que estas se darían en el local de la “CNT” (en la calle Cervantes). Iban a ser dos tardes a la semana, unas pocas horas, y las clases las daría yo (que ya tenía algo de experiencia). Posteriormente vendría un señor mayor de Cheste, una tarde a la semana, para que fuera más ameno y aprender mejor. He de resaltar que en este vecino pueblo, el esperanto caló muy hondo, y había una gran cantidad de gente conocedora, y propagadora del idioma, como el señor Enrique Arnau, que a sus sesenta y tantos años, no le importaba coger el tren en Cheste, para venirse a Buñol, y dar clases de esperanto durante hora y media. Y luego, otra vez al tren y para casa. Actualmente en dicha población, se siguen dando clases de esperanto, y propagándose la lengua internacional, lo cual es una cosa que me congratula.

TODO GRATIS
Puede parecer curioso y extraño, pero allí era todo gratis, menos la gramática y el diccionario de esperanto (que tampoco eran muy caros), pero si alguien prefería coger apuntes y no comprárselos, lo podía hacer. Los profesores no cobraban, la CNT tampoco cobraba, y la gente no tenía que pagar nada. He dicho que tal vez parezca extraño, pero el esperanto no es una lengua que implique negocio, y lo que uno sabe, ya lo puede transmitir y enseñar. Y mejor aún, comunicarse. Ese es el espíritu de la Lengua Internacional.

EL GRUPO DE ESPERANTO DE BUÑOL
La dinámica que había con las clases y la gente interesada, nos animó para que se formara el Grupo de Esperanto de Buñol, que era algo con parecido formal, pero de funcionamiento informal (sin cuotas ni obligaciones de nada). El mantener correspondencia con más grupos esperantistas, y otras personas, recibir alguna revista, etc. nos sugirió que teníamos que abrir un apartado de correos. Así que, durante un tiempo, el Apartado nº. 40, de Buñol, correspondió al Grupo de Esperanto.

UN JAPONÉS ESPERANTISTA Y CON MOCHILA
Yo seguía frecuentando el Grupo de Esperanto de Valencia, y una tarde apareció por allí un japonés, que iba con su mochila y el esperanto viajando por el mundo. Hablamos (en esperanto, claro) y le propuse venir a Buñol, para conocer a gente que estaba haciendo un curso. Él aceptó, y aquí que nos vinimos y asistió a una clase, que más que una clase fue un diálogo en esperanto con nuestro “samideano” japonés. Yo creo que fueron unos momentos muy importantes para todos, por el hecho de poder comprobar que nos podíamos entender con otra persona (que podría haber sido de cualquier lugar del mundo), que hablaba la lengua internacional. Más tarde, otros buenos amigos acogieron en su casa al invitado, y este, al día siguiente, volvió a Valencia, ya que iba a seguir su viaje por el mundo. Años después, a La Tomatina han venido miles de japoneses, pero tal vez este fue de los primeros en pisar Buñol.

ENCUENTRO ESPERANTISTA EN BUÑOL
Desde el Grupo de Esperanto de Valencia, se nos propuso la idea de celebrar ese año en Buñol el Reencuentro Esperantista de la Comunidad Valenciana. En Buñol estaba creciendo algo el esperanto, y podía estar bien hacerlo aquí. Aceptamos la propuesta de organizar (en la medida de nuestras posibilidades) ese evento, y el Grupo de Esperanto, más algunas personas, nos pusimos a elucubrar ideas. Se celebraría en unos meses, y se nos ocurrió una buena idea con la que mostrar Buñol y su fiesta de La Tomatina, en un cortometraje en esperanto (y también en castellano). Pero de esto hablaremos más adelante.

FOLLETO TURÍSTICO PARA EL ENCUENTRO REGIONAL
Lo primero que había que hacer para anunciar dicho encuentro esperantista era un folleto en esperanto, para enviarlo a muchos y diversos grupos anunciando el evento. Nos pusimos manos a la obra y conseguimos hacer un folio en donde se anunciaba el acto, se hacía alguna reseña de Buñol, figuraban horarios de trenes y autobuses, y para acabar había una foto del castillo. Tiramos de fotocopias, y así, fue distribuido por numerosos lugares este “folio turístico de Buñol”. No lo he encontrado, pero sí tengo la foto del castillo que lo ilustraba. Podéis ver cómo era y estaba en 1980.

CONGRESO REGIONAL. 20/05/1980
A estos congresos regionales solían asistir los autóctonos y quienes vivían más cerca, pero también solían acudir esperantistas de otros sitios de España. Llegó el día señalado y al final así fue ese domingo. Tras recibir a los esperantistas asistentes, seríamos unas cincuenta personas, y se les hizo una visita a la Cueva Turche. También visitamos el castillo y la parte antigua. Posteriormente nos fuimos a San Luís, en donde se encargaron varias paellas, que tras la obligada visita al charco y a la ermita, nos repusieron las fuerzas.

Después de comer había que volver al Ayuntamiento, en donde el Alcalde, Chimo Masmano, en nombre de toda la corporación, daría la bienvenida a todos los esperantistas. Tras algunos parlamentos se pasó al momento de ver la idea genial que había preparado el grupo local de esperanto. Se estrenaba en el salón de plenos un cortometraje.

CORTOMETRAJE “BUÑOL Y LA TOMATINA
Se trataba de un cortometraje que comenzaba mostrando lugares típicos de Buñol, y en algunas escenas aparecen también personas y situaciones curiosas (a día de hoy), como un carro subiendo por la Cuesta Roya.

Hacia la mitad, la temática se dirige a explicar el origen de La Tomatina, que está localizado en la Edad Media, en donde el caballero don Froilán Pérez, cuyo papel lo bordó el gran Darío Cervera (q.e.p.d.), enamorado de una hermosa dama (interpretada magistralmente por Vicenta Ruiz), tras cantarle una canción con su laúd, al pie de la Torreta, acaba con algunos tomatazos de la hermosa dama, y uno por aquí, otro por allá… así empezó La Tomatina.

Preparamos los carteles en esperanto y en castellano para narrar los lugares y los hechos, todo muy artesanalmente, como podréis ver en las imágenes. Para mi gusto es una joya, y si lo queréis ver, buscad en Youtube: “La Tomatina de Buñol Venanci Ferrer”. Se trata de cuatro vídeos de cinco minutos cada uno en donde se ve cómo era Buñol hace 38 años, con sus paisajes y sus gentes (en los dos primeros vídeos), y cómo se inició allá por la Edad Media la Fiesta de La Tomatina (en el tercer y cuarto vídeo). Os aseguro que no os dejarán indiferentes, y podréis ver a personajes entrañables. Seguro que os van a gustar mucho si los veis.

INAUGURACIÓN DE LA CALLE “DOCTOR ZAMENHOFF”
Como anécdota final os contaré que, años más tarde, se inauguró en Buñol una calle dedicada al creador del esperanto, y está situada en la parte de salida de Buñol hacía Alborache. Y esto es todo lo que el esperanto aportó a Buñol. Para mí, es una satisfacción haber compartido con la gente todos esos momentos.

Venanci Ferrer Tarín
Ex-quiosquero del barrio Gila

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.