Cataluña, juego de trileros

Hace sólo unos meses la independencia de Cataluña apenas provocaba interés en una minoría de los españoles. Hoy, después de meses de bombardeo informativo, las partes interesadas, usando los medios de comunicación a su disposición, han conseguido modificar la opinión pública para que el tema catalán sea la segunda preocupación para todos, solo después del problema del paro.

Sabiendo el poco interés que despertaba el problema, tendríamos que preguntarnos cuáles son las razones que han motivado semejante campaña de intoxicación informativa y a quienes beneficia esa operación. Analizando la cuestión desde este punto de vista, podemos comprobar que los únicos beneficiados con esta campaña son el bloque constitucionalista (PP, PSOEy C’s) y el bloque independentista, con el PDCAT al frente (la antigua Convergencia que ha estado gobernando Cataluña treinta años).

 

¿Porque se benefician con esta campaña? Vamos a verlo.

Tanto PP como la antigua Convergencia (ayer era PDCAT y hoy son Junts per Cataluña ) están siendo investigados por múltiples casos de corrupción, incluyendo financiación ilegal (Gurtel en el PP y caso MIllet en CDC). Ambos bandos han hecho recortes en educación, sanidad y prestaciones sociales, han privatizado hospitales y empresas públicas. Unos y otros nos están mintiendo con la falsedad de la supuesta recuperación y, además, en Cataluña, con la falsa promesa de que, con la independencia, los catalanes tendrán una república más democrática y social. Y ambos gobiernos han reprimido con dureza las manifestaciones de los ciudadanos que intentan defender sus derechos.

Todo esto debería estar saliendo en todos los grandes medios de información y, sin embargo, ninguno de ellos lo hace porque las órdenes son hablar del independentismo a todas horas como único tema. Es inadmisible en una sociedad democrática que el inspector jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, después de diez años investigando la trama Gurtel, denuncie en el Congreso que ha estado recibiendo querellas y presiones de miembros del PP para obstaculizar la investigación y que confirme que hay indicios serios de que el presidente del Gobierno, M. Rajoy, ha estado recibiendo sobres con dinero B.

Los dos partidos, PP y CDC, comparten corrupción, mentiras y alianzas con el poder económico y financiero, y han impulsado políticas y leyes que han provocado la actual situación de crisis social.

La posición del PSOE y C’s también es lamentable, y ahí tenemos al presidente del partido socialista catalán del brazo del xenófobo Albiol del PP catalán y a Pedro Sánchez, que ha pasado de pedir la dimisión de Rajoy a hacerlo presidente de Cataluña, como dice el periodista Javier Gallego. Tanto PSOE como C’s se encuentran en la imposibilidad de justificar su apoyo a esa supuesta organización criminal según la UDEF, que es el partido del Gobierno, porque cada día que pasa se descubre un nuevo capítulo de corrupción que haría imposible cualquier apoyo si se tuviera una mínima dosis de decencia.

Después de repasar estos datos se comprende la utilidad de esta campaña: no se informa en absoluto de estos importantes temas que afectan a todos los ciudadanos, incluidos los catalanes, y los grandes medios se dedican cada minuto del día a distraernos con el separatismo.

Lo peor es que han conseguido el objetivo que perseguían y el lavado de cerebro ha funcionado. La gran mayoría comulga con ruedas de molino y acepta como verdad las mentiras que nos venden. Hoy, en cualquier lugar, a todas horas, me preguntan qué opino sobre lo que está pasando en Cataluña y yo siempre pongo el mismo ejemplo: “¿Conocéis el juego de los trileros? En un lugar muy concurrido un pequeño grupo de personas se reúne alrededor de una pequeña mesa en la que hay tres cubiletes y una bolita. El trilero tapa la bola con uno de los vasos y después, rápidamente, va cambiándola de uno a otro para pedirte que hagas una apuesta si quieres adivinar dónde está. El truco consiste en que, mientras te distraes con el juego, sus compinches te roban la cartera“.

Es triste que, mientras nos llenan los informativos con todos los detalles del proceso soberanista, uno y otro bando sigue robándonos la cartera mientras una mayoría de estafados se entretiene en colgar trapos de colores en ventanas y balcones.

Cristóbal Haro

Comparte esta noticia

Deja un comentario