Comentarios sobre una fotografía… o dos

Internet es una herramienta poderosa que hoy día llega a millones de hogares y que marca como ningún otro medio de comunicación el sentir de la sociedad, de tal manera que si no se usa con responsabilidad y rigor, hace que ciertos momentos de la historia y de las costumbres de los pueblos puedan ser manipulados, tergiversados y a veces cambiados, haciendo de cosas que no son, ni representan a un determinado pueblo se hagan suyas, o dejen de serlo.

Ojeando en ciertas páginas de la Red, observé hace ya varios meses que en algunas que hacían referencia a nuestro pueblo, en las que había una relación de fotos de la historia de Buñol, se daba por hecho que pertenecían a Buñol, cuando es muy posible, por no decir que es cierto, que no todas son de nuestro pueblo. En primer lugar me refiero a una foto en lo que parece ser el día de la proclamación de la 2ª República (por el júbilo de la gente y por la gran cantidad congregada, pero también podría ser por otra causa), una fachada con dos balcones abarrotados y con un gran título en la pared en el que se puede leer Casino Republicano y que en un artículo de estos últimos meses hablando del republicanismo de nuestro pueblo la daban como nuestra. Un comentario de un tal Vicen (así firma) sugiere que es en Cullera donde se hizo esa foto, así que busqué en la Red y efectivamente, al hablar de los republicanos en Cullera aparece la misma foto. También observé que si nos fijamos con detenimiento, a izquierda y derecha de la puerta de entrada al Casino vemos unas placas con nombres en las que se puede leer a un tal Alfredo Martí Nicolá, y a otro llamado Francisco Piris, apellidos que poco o nada tienen que ver con los apellidos de los republicanos de la época, que esos si los tenemos catalogados, y que en el artículo sobre el republicanismo de Buñol al que antes me refería vienen claramente enumerados y que sobre todo los apellidos Nicolá y Piris son muy comunes en las comarcas de la Ribera y La Safor, aunque todo podría ser.

La otra fotografía, habiendo otras para hacer comparaciones, sí que se puede afirmar que no es de Buñol, y que seguro que en el pueblo de donde sea estarán muy orgullosos de tener un puente tan bonito y una torre tan espectacular, y que efectivamente el parecido con lo nuestro es asombroso, pero no son lo mismo.

La fotografía corresponde a una colección que se trajo desde Paris de una serie de grabados realizados en el año 1808, en la que se da por hecho que corresponde a la Cuesta del Castillo. Yo nací en la Plaza del Castillo (hoy Plaza de Armas), y por el puente de entrada habré pasado cientos y cientos de veces. Por tanto, en cuanto vi que a ese grabado se le ponía como título Cuesta del Castillo, me dije que no, que el Puente jamás había tenido tejas, que en la muralla que vivía mi amigo Juan Abril no existían esas ventanas y menos todavía con marco incluido, lo más que había eran unas pequeñas espilleras selladas para que no entrase el frio viento del invierno, que el Pueblo de Buñol está orientado al Sur por lo que las sombras del Castillo y del Puente incluido, van de derecha a izquierda iluminando toda la sección que da hacia La Hoya, y que en la fotografía podemos observar que la sombra se desplaza de izquierda a derecha, estando en penumbra todo el puente y la cara sur de la torre. Y, por último, si observamos el arco de entrada veremos que no llega a pie de tierra, que se queda a unos metros por encima de la baranda, al contrario que el nuestro que llega hasta la calzada. También se puede apreciar la parte rocosa de debajo del puente con gran vegetación que en nada se parece a la roca del “nuestro”, y por último en fotografías del mismo año 1808, en una en la Cuesta no se aprecian casas, sin embargo en la otra se ven viviendas que incluso me atrevería a decir que son las mismas que existen en la actualidad.

En los comentarios de la página, se hace referencia al personaje que acompaña a la persona que va encima de lo que parece un asno y que lleva como un sombrero mallorquín, como si fuese uno de los primeros habitantes de nuestro pueblo, yo creo que sí, que parece mallorquín, pero que me parece que está en su pueblo, seguro que en alguno de Mallorca o Menorca, o de Córcega o Cerdeña, o en cualquier montículo de cualquier pueblo del Mediterráneo donde algún Conde o algún Califa mandase construir su Castillo, que en eso la historia ha cambiado poco y el pensamiento de la nobleza siempre es igual, y a los mallorquines siempre se les ha dado bien el viajar.

En la Foto Nº 2 se pueden apreciar las sombras que el sol proyecta como van de derecha a izquierda, al contrario que en la Nª 1. En las ventanas que aparecen en la muralla se aprecian pequeñas ranuras, y se puede apreciar como los dos arcos que forman la entrada a la Plaza del Castillo no tienen ni el mínimo parecido con el arco de la Nº 1, en la que también se ven las tejas que cubren la entrada a la Torre, cuando hasta su “restauración” en los años 60 y 70 del siglo pasado la baranda era sobria, alta, no demasiado bonita pero era la original, con ausencia de tejados y claras diferencias.

Manuel Roca Vallés
Recordando otras cosas del 68

Comparte esta noticia

Deja un comentario