Comer de caliente

DSC_0004

Con la llegada del frio, dejamos atrás las ensaladas, los gazpachos y demás comidas frías para dar peso a las sopas, los hervidos y los guisos. El problema es que la mayoría de las personas piensan que es incompatible hacer una dieta para perder peso y comer “de cuchara”. Esto se debe a la creencia de que son los hidratos de carbono los responsables del exceso de peso.

Sin embargo los carbohidratos deben suponer el 50% de la energía consumida dentro de una alimentación completa y equilibrada, ya que constituyen la principal fuente de energía para el cuerpo.Los carbohidratos están en la fruta, el cereal, el pan, la pasta y el arroz. Estos se trasforman, dentro del cuerpo, en un azúcar llamado glucosa, que hace aumentar el nivel de azúcar en sangre. El consumo de hidratos de carbono cobra mas importancia si tenemos en cuenta que la glucosa es el único combustible que puede utilizar el cerebro.

Podemos encontrar 2 tipos de carbohidratos en los alimentos:

• Simples: son azúcares que se encuentran en los alimentos, bien sea de forma natural o añadida. Los pasteles, los dulces y otros productos similares contienen azúcares simples que suministran energía pero carecen de vitaminas, minerales y fibra.

• Complejos: tienen azúcares que están enlazados químicamente. Nuestro organismo los descompone en azúcares más pequeños cuando los ingerimos. Además suministran vitaminas, minerales y fibra. Principalmente son almidones que se encuentran en el pan, cereales, legumbres, pasta, arroz, patata.

A la hora de elegir qué tipo de carbohidratos consumir, siempre debe optarse por los alimentos que contengan carbohidratos complejos. Estos necesitan pasar por una serie de procesos antes de llegar a la sangre. Al absorberse más lentamente requieren menos liberación de insulina que los carbohidratos simples.

¿Que pasa si no consumimos carbohidratos? El cuerpo utiliza las grasas para obtener la glucosa que necesita para su correcto funcionamiento. Sin embargo, en este proceso se producen unas sustancias llamadas cuerpos cetónicos que cuando se acumulan en la sangre tienen graves efecto secundarios como:

• Dolores de cabeza: debidos a la falta de glucosa que el cuerpo necesita para funcionar.
• Mal aliento y sudor fuerte: debido a la eliminación de los cuerpos cetónicos por estas dos vías.
• Nauseas, vómitos, dolor en el abdomen y decaimiento general.
• Pérdida de calcio.
• Pérdida de masa muscular.

Todo esto respalda la importancia de hacer comidas completas, unas lentejas de verduras y jamón, un guisado de carne y patata, unos garbanzos con huevo o una sopa de pollo son comidas caseras, saludables y completas adecuadas para todo el mundo, tanto si su peso es adecuado como si no.

Laura Tello González
Dietista Nutricionista

Comparte esta noticia

Deja un comentario