Conciertos de postureo

n21-musica

Según Wikilengua (porque si hemos de esperar a la RAE ya podemos echarnos una siesta), el postureo es: “…un neologismo acuñado recientemente y usado especialmente en el contexto de la redes sociales y las nuevas tecnologías, para expresar formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación. No tiene todavía registro en los diccionarios”.
Generalmente se utiliza de forma jocosa, y otras de manera despectiva o con ánimo de humillar.

No puedo evitar, cuando voy a un concierto o lo veo en video, fijarme en los aspectos extra musicales, poniendo especial atención en el público asistente: su estética, su comportamiento frente al hecho musical, sus reacciones frente a las acciones realizadas por los artistas, su interacción con el resto del público, entre otros muchos aspectos… y no puedo sino concluir que, bajo mi punto de vista, el Postureo está presente a un nivel alto, y ha venido para quedarse.

Prácticamente todo el mundo nos hemos hecho un selfie1 y lo hemos subido a Facebook o Instagram, o, si lo hemos hecho con amigos, nos ha alegrado que alguien lo subiera, y ¿eso es malo?, yo creo que no necesariamente. Todas las reacciones que pueda provocar esta acción no han de ser necesariamente positivas, siempre habrá alguien que piense: “ya está aquí el guay de turno haciéndose un selfie para que todos nos enteremos de que ha ido al concierto Nosequién”. Pero esto entra en la dinámica de la publicación de cosas, y es imposible que a todo el mundo le parezca fantástico.

Para mí lo importante es que la gente del selfie está (estamos) en un concierto, apoyando la música y la cultura, ya bien con el dinero de su entrada (si la hubiere), con su gasto en las barras o tiendas de merchandising, o simplemente con su presencia, llenando aforo y ayudando a que haya una sensación de mucho público.

Hay conciertos que invitan al Postureo, por diversas razones, las que sean. Por poner un ejemplo extremo: el Concierto de Año Nuevo. Me remito al artículo “Crónica de la decadencia”2 de Jose Vicente Fuentes-Castilla: “Fui la persona número 10 en entrar a la sala. Pude ver durante más de una hora: el desfile de modelos de todas las nacionalidades con sus mejores galas, flashes constantes para retratar el “yo estuve aquí”…”

Esto pasa a todos los niveles, y hay conciertos que, mediante una buena publicidad, un boca a boca exitoso, un halo de genialidad, entre muchos otros motivos, adquieren este status de conciertos de Postureo.

Son fáciles de identificar mirando al público: ropas extremadamente cuidadas y descontextualizadas (rollo boda, elementos discordantes en la vestimenta, estéticas opuestas a la subcultura del evento) en conciertos de carácter popular, comportamientos atípicos (pensar que para acercarse al escenario hay que guardar cola, pedir al alto que tienes delante que se quite en lugar de apartarte tú, pedir a la gente que no fume en un concierto al aire libre), grabar compulsivamente partes del concierto para enviarlas a amigos que les gustaría estar y no están (qué retorcido)…

Este tipo de acciones se suelen tomar a mal por los más puretas3 de la liturgia de asistir a conciertos, es como si les disgustara que gente que no es del rollo esté allí. Creo que no tiene sentido, deberían alegrarse de que haya más gente en el concierto de los artistas que a ellos les gustan4. Deberían sentirse bien por el hecho de que quizás ese porcentaje de público en plena bacanal de selfies y comportamientos erráticos y pintorescos pase a engrosar el número de seguidores del grupo en cuestión, dándole más visitas en Youtube (ese gran invento), vendiendo más discos y productos relacionados, aportando con dinero de la entrada más salud a la economía del grupo, y por ende, ayudando a que la carrera del grupo continúe. ¿Qué hay de malo en esto? Yo no lo sé.

Por lo tanto, y como siempre desde la opinión reflexionada a través de la observación, concluiría que ir a un concierto en plan Postureo es igual de positivo que jugar al Piano Tiles 2  o escuchar música de Luis Cobos5. Sirve para algo. Luego ya está el Postureo Autocomplaciente, y el Paletismo Ilustrado, pero eso ya es otro artículo que quizás nunca escriba, o sí.

1 Selfie es un término inglés que se emplea como sinónimo de autofoto o autorretrato. Se trata de una práctica que tiene más de un siglo de antigüedad, pero que ganó una gran popularidad en el siglo XXI gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales. Una selfie consiste en sacarse una foto a uno mismo. (www.definicion.de)
2 http://laplumadebach.blogspot.com.es/2016/01/cronica-de-la-decadencia.html
3 Purista, estricto e intransigente.
4 Excluimos a los cenutrios extremos que lo “arreglan” todo rebuznando un “se han vendido”. Esta gente no tiene arreglo.
5  Ver anteriores “Caminos hacia la música” en Asíesbuñol.

Enrique Hernández Pérez
Músico multiusos

Comparte esta noticia

Deja un comentario