Deberes SÍ deberes NO ¿Es esa la cuestión?

n22-psicologia

Es sabido que desde el año 2013 la CEAPA, Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, analiza que ha habido un aumento del tiempo en que los menores dedican en casa a realizar las tareas escolares. Su conclusión es inminente: la escuela no responde adecuadamente a las necesidades educativas.

Por supuesto, proponen como alternativa poner en marcha una campaña de sensibilización y movilización en contra de los deberes escolares, que pretende lograr, como primer paso a la eliminación total, “un noviembre sin deberes los fines de semana”. Además, se ha creado una página web, www.educacionsindeberes.org, donde aparece un vídeo reivindicativo en el que aparece como protagonista un caracol poniendo voz a los derechos de ser niño.

Sinceramente, como docente que soy, la “lucha” no debería estar centrada en deberes sí o no, sino en la cantidad de los mismos. Siguiendo a José Antonio Marina, filósofo y escritor polifacético, opina que los deberes son positivos en cuanto a que “favorecen el desarrollo del niño, refuerzan el aprendizaje que tiene lugar en el aula, promueven la autonomía y el hábito de trabajo, son adecuados para los aprendizajes que se basan en la repetición y la práctica (lectura, cálculo) y sirven para conectar el contexto escolar con la vida cotidiana”. Asimismo, el profesor Harris Cooper de la universidad de Duke, propone la “regla de los 10 minutos”. ¿En qué consiste? Muy sencillo, los alumnos de primer curso de primaria deben implicarse 10 minutos diarios en hacer deberes, e ir incrementando este tiempo 10 minutos en cada curso, lo que supondría estudiar una hora en el último curso de primaria. Lo que no podemos permitir es que un niño esté hasta más de las 19h haciendo deberes porque entonces sí que el maestro debería hacer una autocrítica constructiva, porque algo no está haciendo bien. La clave del éxito educativo debe ser el respeto, donde los niños aprendan a vivir respetando a los demás y a sí mismos, desarrollando valores como la solidaridad, la tolerancia y la igualdad. Y también es necesario el esfuerzo porque sin él no se puede conseguir nada. El conocimiento se puede adquirir de muchas formas, pero no sirve si no se aprende a ser persona (César Bona).

Para finalizar me gustaría citar al Sr. Keating, Robin Williams en la película El club de los poetas muertos, resaltando la siguiente frase: “El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida”.

Laia Broch Guerrero
Graduada Magisterio Primaria

Comparte esta noticia

Deja un comentario