Dieta y ejercicio 2: la importancia del deporte en el organismo

En el artículo anterior hablé de la importancia del metabolismo a la hora de hacer una dieta y la relación que tiene con el deporte. Ahora voy a hablar de la influencia del deporte en nuestro organismo. Una cosa ya tenemos muy clara, y es que va a mejorar nuestro metabolismo ayudándonos a quemar más calorías, pero ¿qué más nos va a ocurrir? Hoy vamos a explicar que le ocurre a nuestro cuerpo.

Cuando realizamos una dieta tenemos tendencia a confundir “nuestro objetivo”. Lo pongo entre comillas porque todos sabemos lo que queremos, entrar en unos vaqueros que el año pasado te quedaban geniales, recuperar la talla que teníamos el invierno pasado… pero pensamos que eso se consigue bajando bastante nuestro peso, mirando solo y únicamente lo que pesamos. 

Es ahí donde está el error. Hay que bajar el peso, eso sí, pero de manera moderada. Hay que hacerlo quemando solo y únicamente grasa. ¿Alguna vez has hecho dieta y te has sentido muy débil, cansada constantemente? Eso ocurre cuando no se hacen bien las cosas. Eso quiere decir que has perdido algo de grasa, mucho líquido y mucha musculatura. Esa situación nunca la tenemos que permitir, nuestro músculo jamás lo debemos de perder, entre otras cosas, por el metabolismo que ahora ya sabemos que tiene una relación directa. Además, esa sensación de cansancio y debilidad no es nada agradable. 

Para evitar que esto ocurra haremos dieta correctamente, con una alimentación adecuada –en este caso el mejor profesional de la salud que te puede ayudar es un nutricionista–, y realizando ejercicio para ayudar a facilitar la quema de grasa y conservar nuestra musculatura. Con esta combinación, lo último que sentiremos es sensación de debilidad.

Pero, ¿qué le pasa a nuestro cuerpo que al hacer ejercicio a veces aumenta el peso? Es una reacción totalmente normal, no hay que asustarse, al revés, es síntoma de que se están haciendo bien las cosas. 

Esto es normal que ocurra las primeras semanas de realizar ejercicio, luego ya se tiene que ver reflejada en la báscula una pérdida constante de peso de aproximadamente 400-500 gramos a la semana. Esto también significa que se está haciendo todo correctamente. 

¿Por qué ocurre así? Esto ocurre así porque, además de quemar grasa con el ejercicio, también se está creando nueva musculatura, y el musculo también pesa, aunque no ocupa el mismo volumen, ni tampoco ofrece la misma definición al cuerpo que la grasa. 

Una persona que pesa 60 kilos, pero la mayor parte son en grasa no tiene la misma definición del cuerpo ni gasta la misma talla que una persona que pese también 60 kilos, pero la mayor parte sea en músculo. 

Por supuesto, esta persona tendrá una definición del cuerpo mucho más bonita estéticamente, y usara bastantes menos tallas de ropa. Y, con respecto al nivel de salud, se encontrará mucho mejor, más ágil y con más facilidad para realizar todas las acciones del día a día.

Cuando al principio del artículo he comentado que uno de los problemas es que solemos “confundir nuestro objetivo”, me refiero exactamente a esto que acabo de explicar. 

Debemos entender que realizando ejercicio vamos a quemar grasa y ganar músculo, pero aún así, bajaremos de talla y lograremos alcanzar el objetivo, y lo más importante, de forma saludable.

Sonia Morató Ramírez
Nutricionista

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.