El buñolense que fue alcalde de Valencia

Vicente Lambies Grancha, alcalde de Valencia (1932-34)

Como hombre notable, nos interesa su vida pública. No obstante, sirva para esta breve biografía que nació y creció en Buñol. Su padre era un modesto comerciante en vinos y, ya joven, le envía a Francia, donde tras años de febril actividad y conocimiento del mercado, vuelve a Valencia. Llega la familia Lambies a ser una de las primeras firmas exportadoras de vino.

Pero por el rigor de separar lo personal de lo oficial, vayamos a lo que honra su memoria de hombre político. Pertenecía al Partido de la Unión Republicana Autonomista y fue Presidente de la Junta de Obras del Puerto, pero en junio de 1932, por 28 votos, alcanzó la alcaldía de la ciudad de Valencia (era el 35º alcalde de Valencia desde 1900).

Las Cortes, ahora, habían abordado la reforma agraria. En Valencia, mientras tanto, se desarrollaba la Feria de Julio y la hija del alcalde Lambies era Reina de los Jugos Florales. En septiembre, con el ex-alcalde Agustín Trigo, sostendría una dura polémica a propósito de la compra del Palacio de Dos Aguas, por el que el propietario pedía 1.700.000 pesetas. La oposición congeló la operación.

Durante todo el otoño de 1932 estuvo dedicado a la tarea, por demás infructuosa, de cristalizar un Estatut para Valencia. Al llegar 1933, el alcalde Lambies, ante la tensión social, desarrolla una política discreta. En enero se inaugura el nuevo Mercado subterráneo de las Flores, así como la remodelación de la plaza Castelar, obra del arquitecto Goerlich. También serán sustituidas las rampas del puente del Mar por escaleras de piedra labrada y se inaugura el puente de Nazaret.

En abril de 1933 fue notoria la intervención del alcalde en favor de la economía naranjera, gravada por fuerte impuesto de entrada en el mercado británico.

En octubre se aceleraron las actividades municipales destinadas a devolver a Valencia los restos mortales de Vicente Blasco Ibáñez. Ello se llevó a cabo, finalmente, el día 29. El alcalde, Vicente Lambies Grancha, junto con otras autoridades y personalidades, viajaron de Menton (Francia) a Valencia en el Buque Jaime I, trasladando el féretro. En Valencia fue recibido por una multitud encabezada por el Presidente de la República, Alcalá Zamora, el Presidente de la Generalitat de Catalunya, Frances Maciá; ministros del gobierno y diversos consellers, presidieron los actos, multitudinarios, prolongados durante varios días con la exposición del féretro en la Lonja y, finalmente su traslado al cementerio.

Fue elegido diputado por la provincia de Valencia en las elecciones de 1933, donde se distinguió por ser uno de los diputados que no dio el voto de confianza en 1935 al gobierno de Alejandro Lerroux.

En otoño de 1934, el Gobierno nombra a 18 republicanos autonomistas para cubrir vacantes por ceses y dimisiones. Son nombramientos interinos, lo que determina una aguda crisis municipal, de lo que surge la dimisión del alcalde Vicente Lambies.

La campaña electoral de noviembre fue intensa y tensa. Por la provincia, uno de los que obtuvieron acta fue el alcalde de la capital, Vicente Lambies, que alcanzó el mayor número de votos. Se marchó a su casa sin polvareda, honrado hasta el fondo. En enero de 1936 fue nombrado subsecretario de Industria y Comercio.

Este artículo está dedicado a la memoria de Emilio Estellés Zanón, publicado en su libro “Buñol sus gentes y su historia”, quien tuvo el placer de conocerlo personalmente en el año 1959 cuando aún conservaba, pese a su avanzada edad, una enorme vitalidad y ganas de salir adelante.

Luis Furriol Grau
Miembro del Ateneo de Buñol

Comparte esta noticia

Deja un comentario