El nombre de “La Tomatina”

La Tomatina es una fiesta mundialmente conocida donde se tiran muchísimos tomates en un pueblo de España llamado Buñol, aunque nosotros para darle una definición más precisa y mediática la definimos como “la fiesta en la que miles de personas se lían a tomatazos entre sí“.

No siempre La Tomatina se llamó así porque, aunque nació en 1945 cuando la trifulca entre los gigantes y cabezudos, años después, tras la prohibición y el propio entierro del tomate en el año 1957, sería a partir de que el farmacéutico don Salvador Aparisi publicara sus productos y creara los polvos blancos que servían para la conserva del tomate y que él acuñó con el nombre de la tomatina, cuando ese mismo nombre serviría para definir a la fiesta del tomate.

El nombre propio de Tomatina, por tanto, se debe a la identificación con el producto creado por el farmacéutico.

Sirva de anécdota que, durante los años cincuenta y sesenta, hasta 1971, en el programa de Ferias y Fiestas no aparecía el nombre de Tomatina de forma oficial, ya que se anunciaba diciendo que a las 11 horas en la Plaza Ramón y Cajal, celebración de cucañas.

Y, efectivamente, en 1971 oficialmente se anuncia en el libro de Ferias y Fiestas de Buñol que el miércoles a las 11 de la mañana se celebran cucañas y el animado festejo popular La Tomatina.

La palabra Tomatina la creó don Salvador Aparisi, que era un farmacéutico popular que tenía la botica en la calle del Cid, frente a las escaleras de la calle Mallorquines. Hace años el Ayuntamiento de Buñol en sesión plenaria y por unanimidad acordó ponerle el nombre de Salvador Aparisi a una calle en Buñol, ubicada en una confluencia con la calle de Ernesto Jiménez.

La popularidad del farmacéutico y su imaginación fue definitivamente determinante para darle el nombre a la fiesta de La Tomatina.

Pegua Ruíz Corachán
Co-autora del libro “La Tomatina de Buñol”

Comparte esta noticia

Deja un comentario