El SIDA en el cine

n23-cine

Desde el 1 de diciembre de 1988 se celebra el Día internacional de la lucha contra el Sida. Fue en 1981 cuando la sociedad se encontró con una enfermedad desconocida hasta entonces a la que se le puso el nombre de Sindrome de Inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Como era de esperar, los iluminados y los profetas lanzaron la consigna de que la nueva enfermedad era algo así como el anuncio bíblico del fin de los tiempos y fue la comunidad gay quien se llevó la peor parte junto con los heroinómanos y los hemofílicos.

El cine, a lo largo de los últimos 35 años, ha tratado el tema de diferentes formas, y nos ha ofrecido algunas excelentes películas y algunas otras, las menos, bastante reaccionarias.

La última que yo he visto y que recomiendo es Theo y Hugo, Paris 9:59. En esta película el Sida es tratado desde un enfoque libre de la satanización y la sensibilería comunes, muy ubicado en los tiempos actuales. Por momentos con cierta intención didáctica y en otros como elemento clave en la tónica emocional que los personajes cargan a lo largo de su vagar y divagar por París, haciendo notable que una enfermedad que suele inspirar inicialmente miedo, aquí es un factor de unión y fortaleza.

Una visión muy distinta es la que nos ofrece  Yesterday (2004), dirigida por Darrell James Roodt. Película sudafricana que estuvo nominada al Oscar a mejor película extranjera en 2005 que refleja un poco la realidad de los pueblos africanos. Es la historia de una mujer, Yesterday, a la que le diagnostican la enfermedad.

También el cine español ha tratado el tema en películas como Cachorro, de Miguel Albadalejo, La buena vida, de Fernando Colomo, Todo sobre mi madre, de Almodóvar o La buena voz, de Antonio Cuadri, en la que un taxista bastante carca interpretado por un inmenso Jose Luis Gómez descubre tras 25 años felizmente casado que tiene un hijo gay y seropositivo.

Relacionado con la drogadicción, el Sida ha sido protagonista de películas como Trainspotting, de Danny Boyle o Dallas Buyers Club, de Jean-Marc Vallée, basada en la vida real de Ron Woodroof, un cowboy de rodeo texano, drogadicto y mujeriego, al que en 1986 le diagnosticaron SIDA.

Cuando Jared Leto recibió el Oscar al mejor actor secundario por esta película dijo: “Este premio está dedicado a los 36 millones de personas que han perdido la lucha contra el Sida y a esa gente que ha sufrido una falta de justicia debido a quienes son o quién aman. Esta noche, estoy aquí delante del mundo con vosotros y para vosotros”.

La lista de películas y documentales es extensa. Me vienen a la mente ahora títulos como Un virus no conoce moral, Compañeros inseparables, En el filo de la duda, Fiesta de despedida, Rent, Los testigos, o la exitosa Philadelphia, y entre los documentales, Cómo sobrevivir a una epidemia y E agora? Lembra-me.

También han aportado su visión del sida series de televisión, como Ángeles de América, Queer as folk o The normal heart.

Arny Carrascosa Villar.
Loco por el cine.

Comparte esta noticia

One Comment - Escribe un comentario

  1. · Edit

    ¡Hola! La película que mencionas de Fernando Colomo es ‘La vida alegre’. Un abrazo

    Reply

Deja un comentario