El teatro nexo de unión entre los jóvenes de Buñol y los del Centro de Menores

El IES la Hoya de Buñol organiza una jornada de convivencia y aprendizajes con los alumnos del centro de recepción del municipio

El pasado diciembre, un grupo de jóvenes del Centro de Recepción de Menores (CRM) de Buñol protagonizaron el estreno de la obra de teatro “La clase encendida”. Una pieza que llevaban ensayando con ilusión y esfuerzo desde hacía meses. Entradas agotadas y teatro lleno hasta la bandera, acompañado de un público entregado y unos actores inmejorables hicieron de la representación un éxito rotundo, sin paliativos.

Tan grande fue el éxito del teatro, que el IES La Hoya de Buñol organizó una jornada para conocer a los artistas, mostrarles las instalaciones del instituto e intercambiar con ellos experiencias y aprendizajes. Así, durante una mañana los alumnos del CRM de Buñol disfrutaron de un magnífico concierto interpretado por los alumnos de 1º y 4º de la ESO, así como también aprender a hacer jabón con aceite, miel, sosa y propóleos, de la mano de los alumnos y el equipo docente de uno de los ciclos formativos.

Este acto, conducido por la música, un lenguaje universal, ha sido el primer encuentro entre jóvenes que tienen la misma edad, que comparten inquietudes, espacios y que tienen un mismo anhelo, ganar el futuro. Ese día de seguro que quedará al récord de todos los asistentes por la belleza y complicidad que se vivió, pues la emoción es el faro que nos ayuda a recordar, aprender y retener conocimientos.

Verónica y Berta son dos jóvenes que forman parte de la asamblea de estudiantes del IES y que el pasado 21 de diciembre participaron en el concierto y encuentro con los jóvenes del CRM de la localidad. Ambas coinciden afirmando que ha sido una experiencia inolvidable y que los hace lástima que algunas personas se pierden momentos tan preciosos por sus prejuicios. Además, desde la asamblea de estudiantes ya piensan en cuál será el próximo encuentro para que estas experiencias no sitúan sólo puntuales, sino que forman parte de la rutina de los centros.

“Construir puentes entre las personas”

Por su parte, el director del IES La Hoya de Buñol, Gabriel Corachán, considera estas actividades de encuentro un “un impulso para iniciar una dinámica de intercambio de experiencias para enriquecer la visión de nuestro alumnado, a la vez que ofrecemos nuevas oportunidades a los menores“. “En la medida en que consigamos construir puentes entre las personas, que nos conozcamos unos a otros y aprendemos a mirarnos como iguales, estaremos mejorando de manera colectiva“, continúa.

Para Corachán “la obra de teatro interpretada por los jóvenes del CRM fue impactante y nos abrió una ventana de oportunidad“. “Oímos que nuestro alumnado tiene la necesidad de interaccionar con un grupo de menores de una experiencia vital muy intensa y que en demasiadas ocasiones ha sufrido un rechazo social inaceptable“. “La diversidad es riqueza y vivirla de cerca es el mejor antídoto contra la intolerancia“, apunta. Y celebra: “Ya empiezan a surgir ideas desde el alumnado del IES, así como del profesorado e incluso de las familias para seguir en estas dinámicas“.

Clara es una joven del pueblo que en diciembre realizó en las redes sociales un llamamiento a la ciudadanía de Buñol para organizarse y colaborar con unos menores que por circunstancias vitales iniciaron un camino hacia una vida digna lejos de las sus familias, de sus amigos y del país donde nacieron y que ahora se encuentran en un centro al que tampoco pueden enraizarse en exceso, pues es de estancia temporal.

La propuesta de Clara parece que ha arraigado entre los habitantes de Buñol, que poco a poco se están organizando. Sin ir más lejos, ella misma ha acogido en su casa durante un tiempo a uno de los jóvenes que pasó por el centro y que al cumplir la mayoría de edad quedó en la calle, pasando las frías noches de invierno en un parque, hasta que ella lo acogió temporalmente.

El pueblo de Buñol es un ejemplo de lucha y de solidaridad. Se está organizando para trabajar con los menores e intercambiar conocimientos, experiencias y saberes. Todo este compromiso a cambio del crecimiento personal y de la satisfacción que supone la experiencia de compartir y dar lo mejor de uno mismo, de trabajar para construir cada día un mundo más justo e igualitario, aquel donde queremos vivir.

Share This Post

Post Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.