El vendaje neuromuscular

n15 deportes

¿Tiras de colores? No, vendaje neuromuscular o kinesiotaping. Cada día vemos a más personas, sean deportistas o no, con este tipo de vendaje. ¿Es algo nuevo? Pues la verdad que no, se origina en Japón en el año 1973 por el doctor Kenzo Kase, aunque lo patentan en Corea posteriormente, pero no llega a Europa hasta muchos años después. Aunque venía utilizándose en importantes competiciones deportivas, los medios de comunicación en España no muestran interés en esta técnica hasta que Beckham en 2007 aparece con un vendaje color rosa en el partido Madrid-Deportivo de la Coruña.

El kinesiotaping es diferente a otros vendajes más tradicionales por la composición de las vendas. Estas son fabricadas con fibras de algodón y 100% libres de látex (permite transpiración y evita alergias), se adhieren a la piel por un adhesivo acrílico que se activa con el propio calor del cuerpo, y lo más llamativo, son elásticas, por lo que no limitan el movimiento, lo mejoran. En cuanto al color no hay diferencias, las propiedades de las vendas son las mismas, solo va a influir la cromoterapia, es decir, que te guste más un color que otro.

Las 5 funciones principales son:

– soporte del musculo: mejora la contracción del músculo debilitado o del contracturado.
– mejorar fluidez de los líquidos corporales: levanta la capa de piel consiguiendo un aumento del espacio subcutáneo facilitando el paso de sangre y linfa, eliminando sustancias de deshecho del organismo.
– activa sistemas analgésicos: reduce la presión sobre terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor, disminuyendo el tiempo de recuperación.
– ayuda a corregir problemas articulares, ligamentosos, musculares y fasciales: mejorando el rango de amplitud de movimiento.
– Mejora el rendimiento del músculo: aumenta la efectividad de la musculatura sana, por lo que mejora el rendimiento en el deportista no lesionado.

La suavidad del tejido, su durabilidad, la resistencia al agua, los materiales hipoalergénicos y sobretodo su gran efectividad, consiguen que su uso sea cada vez más frecuente, pero hay que tener en cuenta que no todas las personas con un problema muscular, articular, ligamentoso… van a necesitar un vendaje de este tipo; dependiendo del estado será beneficioso un tratamiento u otro. Además, existen varias contraindicaciones, y no se puede aplicar en caso de heridas abiertas, quemaduras, dermatitis, alergias cutáneas, tumores, trombos, diabetes, embarazo sobre la zona del abdomen….

Por todas estas precauciones y por la forma de colocación es muy importante que los vendajes neuromusculares siempre se coloquen por fisioterapeutas o por profesionales de la salud formados en el método. Es fácil comprar un rollo de venda y pegarlo a la piel tal cual, pero ten cuidado, de esta forma puedes acumular líquido donde no debes, fortalecer un músculo que hay que relajar, colocar una articulación en mala posición y muchas otras catástrofes que van a ocasionar que tu estado de salud no mejore, sino que empeore. Son muchos los factores que hay que tener en cuenta, la anatomía de la región afectada, el estado de la misma, la elasticidad de la venda, el tamaño de anclajes y la forma de colocarlos, la cantidad de vendaje para no sobrexcitar, el tiempo que se debe llevar (en un deportista el vendaje debe variar si va a competir o no)… A partir de ahí debes valorar si “ahorrar” dinero comprando y poniéndote el vendaje tú o prefieres acudir a un fisioterapeuta.

Regina Bori Zanón
Fisioterapeuta Colegiada nº3834

Comparte esta noticia

Deja un comentario