Las manualidades, un excelente método de aprendizaje para niños

Los niños están en proceso de formación continua, y por ello hay que hacer todo lo que se pueda para contribuir a ese desarrollo. No se trata de tener unas expectativas demasiado altas sobre ellos, porque esto puede tener el efecto contrario e influir negativamente en su aprendizaje. Pero sí resulta sorprendente todo lo que los niños pueden llegar a aprender mientras crean una obra.

Pues bien, las manualidades son precisamente una forma de que los niños se formen a la par que se divierten. No se deben desaprovechar las ventajas que aporta esta actividad, en la que además los adultos y los pequeños pueden reforzar sus lazos mientras se divierten juntos.

 

¡Cualquier actividad vale mientras los peques se diviertan y aprendan!

Crear una obra original y bonita es sin duda alguna una actividad que entretiene a los niños. Pero no siempre los mayores son conscientes de los importantes beneficios que las manualidades tienen para su desarrollo.

Dibujo, papiroflexia, hacer figuras de barro: cualquier actividad de este tipo es altamente ventajosa para el proceso de formación de los más pequeños. Aquellos que estén interesados para sus hijos, pueden acceder a una bonita gama de dibujos para colorear aquí.

 

Los beneficios de aprender haciendo manualidades

Pero, ¿cuáles son esos beneficios? En primer lugar, mediante las manualidades, los niños desarrollan sus habilidades, en tanto que se les despierta el gusto por un tipo de actividad que quizás no habían descubierto. No cabe duda alguna de que además se divierten mientras lo hacen, por lo cual les ayuda a crecer felices.

Además de esto, se estimulan sus destrezas psicomotrices. Gracias las manualidades, los niños pueden descubrir qué tipo de actividades se les da mejor. Todo ello mientras desarrollan su creatividad, ya que los pequeños pueden transformar las manualidades a su gusto.

 

Una excelente solución al recurrente problema de la concentración

Hoy día, debido al nivel de estrés general que sufre la sociedad, son muchos los niños que presentan problemas de concentración. Las manualidades también ayudan en este sentido, ya que se trata de una actividad que precisa poner toda la atención en ella. Y como se divierten mientras lo hacen, y no se sienten obligados, lo hacen gustosamente.

Eso sí, se trata sobre todo de divertirse mientras se aprende. No se puede caer en el error de esperar mucho de los niños en este sentido. Cierto es que el resultado de la manualidad debería ser un trabajo bien hecho, pero si resulta no ser así no pasa nada. Ante todo es una actividad lúdica.

 

Preparando el terreno para que todo vaya bien

A la hora de hacer manualidades, hay que contar con un espacio cómodo y protegerlo adecuadamente. No se debe olvidar que a menudo es una actividad que produce manchas u otro tipo de desperfectos.

Hay que alistar los instrumentos que se precisan, y reunirlos. Así, una vez que comience el trabajo, nada hará que el pequeño desvíe su atención de él. Por supuesto, todos estos materiales deben ser limpiados y ordenados después, para seguirlos utilizando sin problema alguno. Finalmente, no se debe olvidar utilizar ropa vieja, ya que esta puede terminar hecha un auténtico desastre. Todo sea en pos de que los más pequeños tengan la oportunidad de divertirse y formarse a la vez.

Javier Gázquez.
Experto en marketing ‘on line’.
Fundador de la web ‘blogtimista’

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario