Libros de libros (2ª parte)

Ha llegado el momento de retomar un tema que ya tratamos hace unos meses: libros que recomiendan lecturas interesantes. Este género, que se diluye entre la novela y el ensayo, tiene cabida en cualquier tipología literaria. Resultará imposible no tener un lápiz y un papel a mano para ir apuntando las propuestas que llegan dentro de las siguientes obras. Esperamos que os resulten interesantes!

La elegancia del Erizo, de Muriel Burbery. Seix Barral, 2007
Sus protagonistas principales: una peculiar niña rica que vive en un barrio parisino ideal y la enigmática portera de su edificio que lee filosofía y las grandes novelas rusas y francesas de los siglos XIX y XX. Mientras la autora narra la relación de ambas se va descubriendo un trasfondo literario que guía la historia a través de citas y referencias literarias. Es una novela muy recomendable y fresca de leer que nos sumerge en un universo femenino dominado por la fascinación de los libros.

Asesinato en la Biblioteca Nacional, de Luisa Villar. Edelvives, 2007.
El recurso del libro dentro del libro se toma como columna vertebral de esta historia escrita por Luisa Villar para jóvenes lectores. El intento de asesinato de un ponente que asistía a una conferencia al Club de Amigos de la Novela de Detectives, da el pistoletazo de salida a una investigación paralela a la oficial, encabezada por María Mayo, basada en las novelas de detectives y de misterio.

Una biblioteca de verano, de Mary Ann Clark Bremer. Periférica, 2012.
Marcel Proust, Daniel Defoe, Paul Valéry y sus creaciones son el trasfondo sobre el que se teje la historia de una joven que ha perdido a toda su familia durante la Segunda Guerra Mundial. Intentando recomponer su vida, decide reabrir, en un pueblo francés, una biblioteca que había sido destruida por el ejército alemán en la  invasión de Francia.

84, Charing Cross Road, de Helen Hanff. Anagrama, 2006.
Esta novela epistolar sobre libros y más libros, arranca cuando la escritora Helene Hanff envía una carta desde Nueva York a la librería del 84 de Charing Cross Road, en Londres, buscando unos títulos muy difíciles de conseguir. El librero Frank Doel le responde y entablan una relación de amistad por carta en la que los libros tienen un papel estelar, configurando una relación de amistad con un nexo común que se extenderá a lo largo de los años.

Firmin, de Sam Savage. Seix barral, 2006.
Firmin es un ratón, pero no un ratón cualquiera, sino un ratón de librería, que aprendió a leer devorando libros. Y serán estos libros los que le servirán para aprender a comprender cómo funciona el mundo, y sobre todo para entender el mundo.

Mendel el de los libros. Stefan Zweig. Acantilado, 2009.
Esta es la preciosa historia de un viejo librero, Jakob Mendel, con una memoria enciclopédica para la literatura, que vive por y para los libros mientras pasa sus horas sentado en un café vienés. Desde allí se ocupa del negocio y es querido por cada uno de los habituales del lugar, hasta que un día en 1915 es enviado a un campo de concentración.

Ex-libris: confesiones de una lectora, de Anne Fadiman. Alba editorial, 2000.
Esta obra podría ser el libro sobre libros por excelencia. Una pequeña colección de ensayos de la autora sobre su apasionado romance con la literatura, llenas de anécdotas relacionadas con numerosos títulos y de simples reflexiones sobre lo que los libros le fueron enseñando a lo largo de su vida, llegando a convertirse incluso en una piedra angular para su matrimonio.

Beatriz Ginés Fuster
Licenciada en Hª del Arte

Amparo Gómez Pérez
Licenciada en Humanidades

Comparte esta noticia

Deja un comentario