Libros, niñ@s y sentimiento (2ª parte)

El mes pasado escribimos aquí sobre cómo explicar a los niños, con ayuda de los libros infantiles enfocados a ellos, diversas situaciones que la vida nos depara. Nos centramos principalmente en tratar de afrontar momentos como el duelo, la separación de los padres o la expresión de esos, y, por supuesto, de otros, sentimientos. En esta ocasión, siguiendo con la tónica hemos pensado centrarnos en aspectos un poco más positivos, que ayuden en el desarrollo del niño, como la potenciación de la autoestima, de la tolerancia o de la valentía.

La autoestima

La vida, desde el nacimiento hasta la vejez, está llena de desafíos, que en la etapa de crecimiento se convierten en auténticos retos que conformarán el carácter del que luego será adulto, por lo que que inculcar valores como la autoestima se convierte en algo fundamental, que al mismo tiempo que evita inseguridades también forja la forma de relacionarse con los demás o su desarrollo. La foca y la autoestima (José Morán, editorial Susaeta) se publica dentro de una colección sobre valores compuesta de numerosos cuentos infantiles, este en concreto nos cuenta la historia de Pina, una foca que no quiere ser foca, y un día se afeita su bigote, lo que le acarreará un grave problema, no podrá pescar, pero le enseñará que ser foca tampoco está tan mal. Otro título muy interesante sobre el conocimiento y la aceptación de uno mismo es Orejas de mariposa (Luisa Aguilar, editorial Kalandraka), que nos cuenta la historia de Mara, de la que se burlan por sus grandes orejas, hasta que aprende que ella no tenía “orejotas”, sino unas fantásticas orejas de mariposa; línea por la que sigue el precioso álbum ilustrado Malena Ballena (Davide Cali, editorial Libros del zorro rojo), contando la historia de una Malena, a la que sus compañeros martirizan por su sobrepeso, hasta que el profesor de natación le enseña un truco que le cambia la vida, que puede ser cualquier cosa.  Bogo quierolotodo (Susanna Isern, editorial Nubeocho) es otro ejemplo de cómo nuestras diferencias nos hacen especiales, en esta ocasión mediante la historia de Bogo, un zorro que quiere ser inventor para así tener todo lo que quiere. Para finalizar es muy recomendable ¡Sé tú mismo y nada más! (Nadia Budde, editorial Takatuka) que va presentando a una familia y todas las cosas de su apariencia que quisieran modificar, hasta que llega el tío Marcial, al que le da igual su aspecto y nos aconseja: ¡Sé tu mismo y nada más!

La tolerancia

Al igual que la autoestima favorecerá prósperas relaciones con los demás, la tolerancia las mejorará y cooperará en la formación de amistades y vínculos con los demás. Elmer (David McKee, editorial Beascoa) es un elefante de colores en un mundo de elefantes grises, lo que provoca que todos se rían de él por ser diferente y que decida emprender un viaje para teñirse la piel y volverse gris como el resto, buscando su aceptación. Este hecho provocará que los elefantes grises se den cuenta de lo que echan de menos y acaben por aceptar que sea diferente en su aspecto a ellos. También mostrando el valor de la diferencia encontramos Monstruo Rosa (Olga de Dios, editorial Apila), sobre un monstruo que es muy distinto a los demás al ser de color rosa, muy grande y risueño en un mundo donde todo es blanco, serio y pequeño, así que se va a buscar nuevos amigos y un lugar donde vivir conforme él es. Más centrado en la prevención del acoso escolar encontramos Rojo o Por qué el bullying no es divertido (Jan de Kinder, editorial Tramuntana) tratando una problemática que  sucede más a menudo de los deseable en los colegios, a través de la historia de Pablo, que una vez se sonrojó y se convirtió en objeto de burla de algunos compañeros.

La valentía y la superación de los miedos

Es muy común durante la etapa infantil desarrollar miedos a muy diferentes cosas, a la oscuridad, a los monstruos, a quedarse solo, a enfrentarse a los demás, etc. Y aquí los libros infantiles se convierten, una vez más, en valiosos aliados de los padres mediante la narración de historias en las que a los pequeños protagonistas se enfrentan a estas y otras situaciones, permitiendo tanto la identificación de los niños con ellos como el desafío de los mismos. Siendo probablemente uno de los más comunes, el miedo a la oscuridad está presente en una amplio número de cuentos, por lo que resulta imposible abarcar siquiera una parte de ellos, aunque nos gustaría destacar aquí por su belleza y la delicadeza con la que trata el asunto Linterna Mágica (Lizi Boyd, editorial Libros del Zorro rojo), una historia sin texto en la que un niño recorre un bosque a oscuras, únicamente con la ayuda de la luz de una linterna. Sobre el miedo a la oscuridad, y más concretamente a lo que pueda ocurrir por noche en la soledad de la habitación, trata el siguiente libro: Yo mataré monstruos por ti (Santi Balmes, editorial Principal de los libro). Martina tiene mucho miedo por las noches porque piensa que debajo de su habitación existe un inmenso mundo lleno de monstruos que caminan cabeza abajo, y ¿qué pasará cuándo la frontera que separa los dos mundos se rompa?. Siguiendo con el recurrente tema de los monstruos es muy recomendable el álbum, ya convertido en clásico, Una pesadilla en mi armario (Mercer Mayer, editorial Kalandraka) que cuenta las aventuras de un niño y su monstruo pesadilla cuando un día decide que ya está bien de encerrarlo cada noche en su armario y que es el momento de enfrentarse a él. También acerca del miedo pero más enfocado a enfrentarse a lo desconocido encontramos Pequeña en la jungla (Marta Altés, editorial Blackie Books), que pretende descubrir a los niños que por pequeños que sean perdiendo el miedo conseguirán prácticamente cualquier cosa que se propongan, usando la historia de una pequeña mona que vive en una inmensa jungla.  Y yendo todavía más allá nos encontramos con Los Miedos Del Capitán Cacurcias (José Carlos Andrés, editorial Nubeocho), un pirata que tiene miedo de cualquier cosas pero que como capitán de su barco no tendrá más remedio que enfrentarse a todo.

Beatriz Ginés Fuster
Licenciada en Hª del Arte

Amparo Gómez Pérez
Licenciada en Humanidades

Comparte esta noticia

Deja un comentario