Los cigarrillos electrónicos, una moda ya asentada en España

Los cigarrillos electrónicos parecen ser ya el último grito entre los fumadores. Una manera de disfrutar del tabaco de forma menos perjudicial y descubriendo los miles de sabores que podemos encontrar para estos cigarrillos.

Los cigarrillos electrónicos se pusieron de moda hace algunos años ya, y siguen en pleno auge en el mercado hasta el día de hoy. Cada día, son más los fumadores que se unen a esta moda que parece ser, de lo más convincente. En el poco tiempo que llevan dentro del mercado, se han consolidado como un nuevo producto que ha revolucionado las ventas y ha cambiado la vida de muchas personas.

En el post de hoy veremos qué son realmente estos cigarrillos electrónicos, qué ventajas tienen y, en general, qué han hecho para haberse hecho un hueco de forma tan rápida y consolidada en el mercado.

Si estáis pensando en haceros con un cigarrillo electrónico para empezar a disfrutar de sus múltiples ventajas, no dejéis de visitar iVapeo donde encontraréis una amplia gama de productos a los mejores precios, además de accesorios que os vendrán bien una vez os hagáis fans del cigarrillo electrónico.

 

¿Qué son los cigarrillos elecrónicos?

En realidad, algo mucho más simple de lo que todos pensamos. Estos dispositivos funcionan de forma muy sencilla, gracias a una batería, un atomizador y el líquido que correspondería al sabor del tabaco, básicamente.

Con estos tres elementos tendremos todo lo necesario para empezar a vapear. Lo que nos quedaría por hacer sería encontrar cuál es el sabor que más nos gusta. Una vez que encontremos nuestro sabor perfecto, podremos disfrutar de la experiencia total de un cigarrillo electrónico.

¿Qué ventajas tienen frente a los cigarrillos tradicionales?

Los cigarrillos electrónicos tienen muchísimas ventajas si los comparamos con los cigarrillos tradicionales. Desde la cantidad de nicotina hasta el medioambiente, son muchos los aspectos que hacen de estos cigarrillos todo un acierto para cualquier fumador.

  • No provocan mal aliento: a diferencia de los cigarrillos tradicionales que suelen dejar un aliento horrible, los cigarrillos electrónicos no provocan ningún tipo de cambio en el olor bucal.
  • Tampoco dañan los dientes ni las encías: al no combustionar y producir solo vapor, no dañan la dentadura, ni la boca en general. Además, tampoco amarillean los dientes ni estropean el esmalte dental.
  • No crean fumadores pasivos: los niños, bebés y personas que sufren enfermedades respiratorias ya no tendrán que alejarse de un fumador cuando encienda un cigarro, ya que al producir vapor y no humo, no resultan perjudiciales para nadie.
  • Ayudan a dejar de fumar: muchos exfumadores han afirmado que, gracias a los cigarrillos electrónicos, han podido dejar de fumar de forma más fácil y rápida. Por otra parte, muchos fumadores también aseguran haber reducido su consumo de tabaco desde que utilizan los cigarrillos electrónicos.

 

Javier Gázquez.
Experto en marketing ‘on line’.
Fundador de la web ‘blogtimista’

Comparte esta noticia

Deja un comentario