Mujer, fútbol y periodismo deportivo

Ya lo cantaba Rita Pavone en la década de los 60: “Por qué, por qué los domingos por el fútbol me abandonas, no te importa que me quede en casa sola. No te importa, por qué, por qué no me llevas al partido alguna vez”. Y esa división entre hombre que ve el fútbol y mujer que se queda en casa sigue presente todavía, aunque, afortunadamente, cada vez en menor medida.

Yo, desde bien pequeña, era de las que iban al fútbol, y veía todos los partidos en televisión con mi padre y mis dos hermanos, Pele y Manolo. Y eso, hace 40 años, no era lo habitual. Quizás crecer en el Bar Madriles, establecimiento regentado por mis padres, ubicado justo enfrente del Beltrán Báguena, campo del C.D. Buñol, también ayudó a poner los mimbres de mi pasión por el deporte en general, no solo el fútbol. Siempre quise ser periodista deportiva, soñaba con retransmitir unos Juegos Olímpicos y dedicarme a un mundo que históricamente ha sido territorio de hombres y en el que, por aquel entonces, la mujer tenía poca cabida.

Cuatro décadas después puedo decir que he cumplido mi sueño, no el de narrar unas olimpiadas (nunca se sabe), pero sí el de dedicar mi vida a una de mis pasiones, el fútbol, ya que desde 2.001 trabajo como periodista en un gran club, como es el Levante U.D.

Al igual que sucede con el deporte femenino, cada vez las periodistas deportivas hemos conquistado diversos espacios a lo largo de los años, y aunque seguimos en desventaja, el número de mujeres que trabajan en este área continúa en aumento. A pesar de ello, las periodistas deportivas siguen examinadas en cada una de sus actuaciones, siempre en comparación con el hombre. Estos pueden pronunciar mal un nombre o dar algún dato equivocado; las mujeres no pueden cometer semejantes errores, pues las consecuencias de sus faltas son magnificadas, a punto tal que sirve como argumento para el desprestigio colectivo y la desvalorización del género. Sin duda, todos recordamos el “Gracias Sara” de la Eurocopa 2012 que revolucionó Twitter y con el que los usuarios se mofaban de errores de la periodista Sara Carbonero, que cubría a pie de campo los partidos de España.

Yo crecí admirando a Olga Viza, María Escario o Paloma del Río. Por aquel entonces ellas eran las únicas mujeres que nos contaban la información de deporte, y ahora cada vez somos más.

Es cada vez más habitual ver a mujeres periodistas en televisión, radio o periódicos, presentando deportes, firmando artículos, haciendo micrófono inalámbrico, o poniendo la voz en off en reportajes. Aunque lo cierto es que en las redacciones de deportes de los medios de comunicación, el porcentaje sigue siendo muy inferior respecto a los hombres. Y precisamente a ellos se les siguen reservando los puestos de relevancia, como podrían ser el de comentarista o narrador. No hay más que echar mano de hemeroteca para comprobar que la primera mujer en narrar un partido de fútbol en televisión fue Claudia Neumann ¡en la Eurocopa de 2016! Y es que en pleno siglo XXI, a pesar de que las mujeres están más que integradas en este campo, sigue siendo una novedad que una mujer lleve el peso de una retransmisión deportiva.

Es posible que el fútbol sea uno de los campos en los que más marcada está la diferencia entre hombres y mujeres, aunque también es cierto que las mujeres tenemos cada vez un papel más relevante en este ámbito, pero la realidad es que el fútbol, como decía el anuncio del coñac Soberano, sigue siendo cosa de hombres. El cambio de mentalidad en la sociedad se está viendo reflejado en el deportes rey poco a poco y cada vez se ven más figuras de mujeres en los diferentes estamentos de este deporte, y lo que antes era impensable, ahora ya es una realidad y hoy en día las mujeres ocupan cargos como presidentas de un club, árbitros, agentes de fútbol, psicólogas, médicas, fisioterapeutas, periodistas o en un departamento de comunicación, como es mi caso.

Poco a poco vamos avanzando, aunque nos queda mucho camino por recorrer. Hemos conseguido algunos retos en los últimos años, pero debemos seguir reclamando una mayor igualdad e importancia de la figura femenina en todos los ámbitos. Que nadie lo dude, ¡seguiremos luchando!

Delia Bullido García
Periodista

Comparte esta noticia

Deja un comentario