Ser mujer en el siglo XXI

Desde que en 1.975 la ONU institucionalizó el Día Inernacional de la Mujer Trabajadora o también llamado Día Internacional de la Mujer, seguimos conmemorando la lucha de la mujer no solamente en el trabajo, sino en los roles diarios y en seguir vivas. Hay varias versiones sobre el inicio de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Según datos de Wikipedia el origen viene de Dinamarca, celebrado desde 1.911. También viene a conmemorar un incendio en una fabrica de Nueva York que acabó con la vida de mas de 140 trabajadores, la mayoría mujeres.

La mujer, desde su existencia, juega un papel esencial en la sociedad (aunque no reconocido). Podemos retroceder años y años, la mujer, su trabajo, ha sido y es un papel esencial en nuestra sociedad.

En el siglo XXI seguimos (aunque cada vez vamos ocupando nuestro espacio) en una sociedad patriarcal y machista. Muchas son las preguntas sin respuesta donde no se acaba de dar cabida, donde no se valora a la mujer de igual a igual en todo su campo social, educativo, laboral, institucional, etc..

No existe una igualdad real en tanto en cuanto la mujer no puede acceder a cargos directivos o mientras existan diferencias salariales a pesar de realizar los mismos trabajos. Tampoco mientras la educación de nuestras hijas e hijos no sean compartidas al 50%, al igual que a las tareas de casa o el cuidado de nuestras y nuestros mayores, y aún menos cuando, al tener una pareja, esta considere que eres su propiedad.

La conciliación de la vida familiar no es solo de una parte, aquí las mujeres nos lo tenemos que hacer ver. La mayoría de mujeres son las que reducen su jornada laboral para el cuidado de las hijas e hijos y de nuestros mayores. Debemos avanzar y ello implica romper con esos roles que nos vienen marcados desde la infancia. Una vez adultas debemos dar un paso más hacia adelante. Al igual de los permisos retribuidos por nacimiento de hijos e hijas, la maternidad debe ser compartida, pero no reduciendo permisos a la mujer sino ampliándolos a la paternidad.

Este 2018 tenemos que dar un paso más. El paro de dos horas en cada turno demuestra hoy en el sigo XXI que aún queda mucho por hacer. La situación sociolaboral de las trabajadoras es la desigualdad persistente entre mujeres y hombres. La igualdad es un derecho constitucional.

Las reformas laborales, los recortes en gasto social y las políticas mal llamadas de austeridad, han causado un gran empeoramiento de las condiciones de vida.

Tenemos que hacernos valer. Si la mujer para, el mundo tambien se para. Desde CC.OO. seguimos poniendo todas nuestras fuerzas sindicales contra la precariedad laboral, contra la discriminación salarial, contra las violencias machistas y por la igualdad, reivindicaciones que trabajamos todos los días, en todos los escenarios en los que estamos. Hay muchas razones para secundar estos paros y participar en las manifestaciones:

– Queremos medidas efectivas para eliminar las brechas laborales de género, en especial la brecha salarial y la precariedad en el empleo.
– Medidas efectivas para la corresponsabilidad y servicios publicos y de calidad de conciliacion, para que los ciudadanos se repartan equitativamente entre las mujeres, sociedad y estado.
– Dignificar el trabajo doméstico y equipararlo laboralmente.
– Acabar con la segregacion laboral y la desvalorización social de los sectores feminizados.
– Conseguir un sistema de proteccion social igualitario que garantice la equidad en condiciones de vida de las mujeres.
– Prevenir la feminizacion de la pobreza, lograr una renta minima garantizada y mejoras del SMI y salariales, acabando con la brecha salarial en pensiones.
– Lograr la igualdad en reconocimiento y representación.
– Lograr una educación publica, laica, feminista, de calidad, libre de lgtb-fobia, que eduque en corresponsabilidad, sin segregación academico-laboral, que utilice un lenguaje inclusivo e igualitario.
– Politicas de igualdad eficaces, con estructuras estables y de más alto rango en la jerarquia institucional, con recursos suficientes, personal cualificado, programas realistas, y con presupuestos proporcionales a la magnitud de los problemas que enfrentan.
– Partidas presupuestarias suficientes en los PGE destinadas a programas de igualdad y y contra la violencia de género.

Para CC.OO. todos los días son 8 de marzo. Huelga de 2 horas por turno. #VivasLibresUnidas. CC.OO. POR LA IGUALDAD.

María Villar Gómez
Secretaria Organización CC.OO.

Comparte esta noticia

Deja un comentario