Navidad sobre ruedas

n23-deporte

Como cada año, se acercan las navidades y, cómo no, buscamos el regalo estrella: la bicicleta. Desde pequeñitos hemos deseado una bicicleta y es justo en estos tiempos cuando más variedad de producto encontramos en las tiendas. Para seleccionar correctamente las pulgadas adaptadas al niño/a debemos tener en cuenta tanto la edad como la altura. Nosotros queremos hacer especial hincapié en las innovadoras bicis sin pedales, que parten de las 12”, una oferta para los más jovencitos de la casa. A continuación os dejamos un post para que entendáis un poquito más sobre la iniciación a la bicicleta, los beneficios de esta y lancéis a los más peques a la aventura sobre ruedas.

Aunque no lo creamos, conseguir montar en bicicleta adquiere un grado de dificultad que aparentemente no nos lo puede parecer. Para lograr su aprendizaje debemos pasar varias fases en las que vamos adquiriendo patrones necesarios para el correcto desplazamiento. El primero de ellos debe ser el equilibrio, ya que solo se apoya en dos puntos que giran (ruedas). Luego estaría la coordinación, necesaria para empujar los pedales; la concentración y la organización espacial.

Cada vez la edad de inicio a las bicicletas es más temprana. Las numerosas investigaciones hacen que las  marcas sepan adaptarse a las necesidades de los más peques. Por ello, tenemos desde los tradicionales ruedines a las novedosas bicis sin pedales. Estas últimas están en auge, desde 1997, cuando el alemán Rolf Mertens tuvo la genial idea de construir un modelo de bici para que su hijo aprendiera a mantener el equilibrio sobre las ruedas, hasta casi 20 años después, donde están en su explendor.

No es de extrañar, ya que las ventajas que nos proporcionan son múltiples. Desde la perspectiva evolutiva del niño/a nos ofrecen desde los 2 años un trabajo del equilibrio sobre  la bici. Más tarde aprenderán a frenar con los pies y en algunos casos con el freno. A partir de los 3 años ya tendrá fuerza y coordinación suficiente como para apretar la maneta. Con casi 4 años tendremos al peque con un gran dominio del equilibrio; sabrá girar, frenar, organizar su espacio y tendrá las piernas lo suficientemente fuertes como para empujar unos pedales y dar el paso de las bicis de equilibrio a las convencionales, evitando así los ruedines.

Desde el punto de vista funcional son bicis ligeras, solo presentan el cuadro, el manillar y dos ruedas.No olvidemos que a edades tan tempranas es normal que el niño/a se canse de ir en bici y seamos nosotros los que tengamos que cargar con ella. Además, son bicis que ocupan poco espacio, por tanto fáciles de guardar y transportar.

Os dejamos aquí algunos consejos de enseñanza-aprendizaje para que los más peques aprendan según su estadio evolutivo:

− 2-3 años: superficies lisas, pequeños giros y frenada con los pies.
− 3 años: superficies inestables, giros improvisados, zig zags, frenada con pies y mano.
− 4 años: manejo total de la bici sin pedales; subida y bajada de cuestas, frenada improvisada, giros, autonomía total sobre la bici y gestión del espacio.

Y, cómo no, el mayor aprendizaje será siempre compartir estos momentos todos juntos. Una de las costumbres más sanas para el desarrollo psicológico y emocional de nuestros hijos/as es pasar tiempo en familia. Es un momento de felicidad para ellos y una  gran ayuda en muchos sentidos educativos y lúdicos.

Leticia Pallás Carrascosa.
Lda. Ciencias Act. Física y Deporte.

Comparte esta noticia

Deja un comentario