Niños, mujeres gestantes, ancianos o enfermos crónicos, colectivos más vulnerables al “golpe de calor”

Los especialistas del Hospital de Manises aconsejan abundante hidratación y comidas ligeras para evitar esta patología

El fuerte incremento de las temperaturas en la Comunitat Valenciana eleva siempre el riesgo de sufrir insolaciones, deshidratación o los conocidos “golpes de calor”. En este sentido los servicios de Urgencias del Hospital de Manises recuerdan la importancia de la prevención utilizando sencillas pautas como no exponerse al sol directamente sobre todo en las horas centrales del día, permanecer en lugares frescos, beber mucha agua y líquidos sin alcohol ni cafeína, comer abundante fruta y comida ligeras, evitando almuerzos muy pesados. Además, hay que evitar la realización de ejercicio físico al aire libre, especialmente en horas de máxima exposición del sol, y vestir con ropa ligera, clara y de algodón, así como proteger la cabeza con sombrero o gorra.

El golpe de calor produce en el afectado una temperatura corporal por encima de los 40º como consecuencia de una prolongada exposición al sol, a altas temperaturas o una actividad física en un entorno muy caluroso, muy húmedos o con poca ventilación.

Dolor de cabeza, somnolencia, obnubilación, convulsiones, vértigos, calambres, sensación de mareo, sudoración excesiva, fiebre, sequedad de la piel, dolor abdominal o llanto intenso en los niños son algunos de los síntomas del “golpe de calor”. “En un primer momento, los síntomas de esta patología pueden confundirse con otras más leves, por lo que en un entorno de altas temperaturas, en caso de duda, hay que consultar al especialista”, explica el doctor Juan F. García Prieto, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital de Manises.

El “golpe de calor” puede afectar a cualquier persona, pero los niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, ancianos o enfermos crónicos son los grupos más vulnerables a esta patología. El doctor García Prieto señala que “es importante estar alerta a los síntomas de esta patología y actuar a tiempo porque se trata de una afección que puede ser grave y en algunos casos con riesgo de muerte”.

Prevenir y actuar

“En el caso que suceda el “golpe de calor” lo fundamental es bajar la temperatura del cuerpo por lo que hay que enfriar al afectado con agua fría y hielo y beber agua mientras se espera la llegada de los servicios médicos” indica el jefe de Servicio de Urgencias del Hospital de Manises. “Hay que trasladar al afectado al servicio de urgencias para que sean tratados por los especialistas y en los casos más graves de las personas que sufren un golpe de calor son ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos donde se realizarán medidas de soporte vital hasta la recuperación del paciente, controlando su temperatura.

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario