Nuevas titulaciones, nuevas incorporaciones

4 de Junio de 2012, fecha señalada con la ilusión e incertidumbre propia de los comienzos de algo nuevo. Ese día comenzaba en la Comunidad Valenciana la inscripción para un nuevo ciclo de Formación Profesional, el de Técnico Superior de Artista Fallero y Construcción de Escenografías. Anterior a ello, el 17 de marzo de 2009, se aprobaba en el Congreso de los Diputados, por unanimidad de los grupos parlamentarios, la inclusión de este oficio tradicional valenciano en la formación reglada, quedando así incluido en el catálogo estatal de titulaciones de FP y teniendo validez en todo el territorio nacional.

El IES Benicalap de Valencia, uno de los tres centros seleccionados para su impartición, junto con el IES Las Lomas de Alicante y el Jaume I de Burriana, recibió en esa primera convocatoria la solicitud de cerca de 70 interesados, de los cuales 25 fuimos los afortunados en pertenecer a lo que sería, dos años más tarde, la primera promoción de titulados del sector.

En Octubre de 2012 comenzamos el primero de los dos cursos de la formación en las instalaciones del Gremio de Artistas Falleros de Valencia, todo un privilegio al estar situado en el epicentro de la construcción de fallas de la capital. El ciclo, perteneciente a la familia profesional de Artes y Artesanía, está compuesto por 12 módulos, tres de ellos comunes a cualquier ciclo de FP y 9 de formación específica teórico- práctica, estos últimos impartidos por grandes profesionales del sector como Manolo Martín, Ramón Espinosa, Paco Pellicer y María Jesús Giménez, que comparten sus conocimientos y experiencia con gran entusiasmo.

En segundo curso, se complementa la formación con 400 horas de prácticas profesionales en empresas, elegidas según los intereses profesionales de cada alumno.

Con la implantación de estos estudios, se crea un antes y un después en la historia del artesano fallero. Los conocimientos y la formación de artistas han sido tradicionalmente de transmisión familiar o autodidacta, y ahora, con este nuevo ciclo, se abre una oportunidad para las personas interesadas en aprender el oficio, independientemente de que hayan tenido o no vinculación con las fallas. El título garantiza además la continuidad de la actividad y la dignifica, al formar de manera regulada a sus artistas a través de una titulación reconocida oficialmente.

En un sector donde los profesionales son en su mayoría hombres, el número de alumnas matriculadas en Valencia pone de manifiesto el interés que despierta en las mujeres dicha formación y su futuro profesional en esta área.

Durante los años que lleva activo, el ciclo ha tenido gran demanda y aceptación. Hasta la fecha, del total de 139 alumnos matriculados en la ciudad de Valencia, 64 son mujeres y 75 hombres. Como puede observarse, estos datos muestran una participación prácticamente paritaria. El Gremio de Artistas Falleros de Valencia cuenta con un total de 202 agremiados a día de hoy, de los cuales únicamente 14 son mujeres y 188 hombres.

Con esta comparativa de cifras, podemos afirmar que del total de alumnos, el 46 por ciento son mujeres y el 54 por ciento hombres, una notable diferencia respecto a los datos que nos ofrece el número de agremiados, donde sólo el 7 por ciento son mujeres y el 93 por ciento hombres. Estos resultados confirman que la puesta en marcha del ciclo de Técnico Superior de Artista Fallero y Construcción de Escenografías, está facilitando la futura incorporación de un número más elevado de mujeres artistas fallero y de trabajadoras del sector al mercado laboral, ya que estos datos avalan la inquietud y ganas de aprender este oficio por parte de un gran número de mujeres.

Mujeres con ese objetivo común y con perfiles muy diversos hemos poblado durante estos años las instalaciones del Gremio en la Ciudad Fallera. Ceramistas, arquitectas, ilustradoras, maestras de educación infantil, maquilladoras, periodistas, tituladas en automoción, en diseño de moda o en audiovisuales y espectáculos, o, como es mi caso, en Bellas Artes. Hemos traspasado fronteras con compañeras que, lejos de sus raíces argentino-alemanas o búlgaras, aprenden con pasión este oficio.

Mujeres que, tras titularnos, buscamos con ilusión, energía y respeto un hueco para poder formar parte de la gran familia profesional fallera. Tras finalizar los estudios, algunas nos incorporamos a la plantilla de trabajadores de los talleres que nos acogieron para realizar las prácticas, como pintoras, escultoras, diseñadoras o trabajadoras multidisciplinares. Otras lucharon por plantar su propia falla y lo hicieron, recibiendo el premio que, al menos para mí, es el más importante: crear un nuevo proyecto y plantarlo al año siguiente.

Regina Roca Badía
Lda. BB.AA. 1ª Promoción Artista Fallero.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.