Origen y breve historia de la “mona de Pascua”

Ferran Vallés nos resume en una pequeño texto el origen de la “mona de Pascua”

12380433_10205631453455474_1096520661_n

El origen del nombre de la mona de Pascua, tal y como varias fuentes señalan proviene del término árabe ‘munna’, que significa “provisión de la boca”, regalo que hacían los moriscos a sus señores. Sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento.

Se trata de un bollo hecho de harina, huevo, azúcar y sal. Su elaboración requiere paciencia puesto que necesita más de una hora, aproximadamente, de reposo previa a su cocción. Es similar a la masa del roscón. Simboliza que la cuaresma y con ella sus abstinencias se han acabado. Uno de los pueblos con más fama en la fabricación de monas de Pascua se llama Alberique, en la provincia de Valencia. En los pueblos cercanos a la zona se consumen durante todo el año con el nombre de ‘pan quemado’ o ‘toña’.

En muchas ocasiones son figuras de serpientes, lagartijas, o la típica mona redonda. La mona tradicional, mantiene los huevos cocidos que en algunos lugares suelen ir pintados de colores, con plumas o incluso con pollitos. En Menorca suelen ir cubiertos de merengue. Como costumbre se consume durante la hora de la merienda, siendo un gesto típico cascar el huevo en la frente de otra persona, acompañada de la también típica longaniza de Pascua.

Hay varias hipótesis sobre el origen del término y la tradición:

Muniqués: celebraciones dedicadas a Artemisia en la Grecia antigua.

Muna: en árabe antiguo, arrendamiento de tierras tributado en especies con tortas, huevos duros y otros productos agrícolas; significa regalo o provisión de la boca.

Munda, en latín plural de mundum, cestas que los romanos ofrecían a Ceres durante el mes de abril, que contenían dulces y se decoraban.

Pascorals: fiestas que los pastores romanos celebraban con tortas.

Beltene: fiesta celta que se celebraba en el mes de mayo y donde se consumían roscones con huevos.

Actualmente en Valencia la mona de Pascua se puede encontrar con un huevo duro encima o con un montón de clara de huevo, que se cuece con la misma prisa del mono, lo que deja una especie de capuchón. Al mismo País Valenciano hay lugares donde la mona es típica todo el año, sin el huevo duro encima, y ​​puede recibir nombres como tonya, Panou, pan achicharrado, coca boba y otros nombres (véase: Tonya).

Es el caso, por ejemplo, de Alberic, en la Ribera Alta, de donde es típico el característico Panou, torta de aire o pan quemado, nombres que hacen referencia al color tostado ya la presencia de huevos aunque sea en forma de merengue tostada para decorar. Ya se habla al manuscrito Formulario práctico de cocina, de Joan Company (1905, “pan quemado al estilo de Alberique”)

Ferran Vallés

Profesor y jubilado optimista . Le gusta preservar las tradiciones

Share This Post

Post Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.