Pilar Soler i Miquel. Librepensadora.

Si la memoria histórica después de 40 años de Dictadura y 40 años de una transición inacabada sigue siendo un tema conflictivo, que se debe pelear con intensidad, nos encontramos con historias olvidadas al menos por la gran masa, que deben recuperarse por dignidad y justicia.

Es un deber rehabilitar a esas personas que lucharon por un mundo mejor sacrificándose para que ahora podamos disfrutar de un período de paz, democracia y de derechos. Sin esa lucha hubiese sido imposible. Si, además, es la recuperación de la vida de una mujer, que siempre lo han tenido y tienen más difícil, se hace una doble labor de justicia y reparación. Y si, además, es de una mujer tan ilustre nacida en Buñol y olvidada en estos lares, se golpea tres veces a la desmemoria. Es hora de que reciba el debido y merecido homenaje.

Pilar Soler era una activista política, una sufragista, una luchadora valiente e incansable; era una feminista desde los años 30, una mujer que toda su vida luchó por conseguir acabar con las desigualdad de oportunidades y por los derechos de la mujer para intentar contribuir a corregir esa injusta situación. Fue una mujer de vanguardia hasta sus últimos días y, como ella se define en los documentos audiovisuales, era una librepensadora. Con ella la palabra libertad obtiene su mejor resultado.

Así se define antes de su muerte en 2006. Pilar Soler fue un ejemplo de mujer de su tiempo con inquietudes políticas que querían transformar la sociedad española, en especial las condiciones de desigualdad de las mujeres en todos los planos. Es, sin duda, fruto de esa hornada de mujeres surgidas durante la República, que a aquel marcado color rojo empezaron a colgarle destellos morados. Sin duda, una feminista de corazón y de hechos.

La memoria histórica que se diluye entre nuestros dedos, condenada al olvido obligado, deja situaciones como esta: que una mujer tan luchadora, tan activista, no tenga reflejo merecido en nuestro pueblo. Pilar Soler nació en Buñol un 21 de Septiembre de 1914, es hija de una relación extramatrimonial del periodista valenciano, Diputado en las Cortes Generales e ilustre Republicano, Félix Azzati Descalzi, Director del periódico El Pueblo y sucesor político de Vicente Blasco Ibañez. Esta primera impresión da ejemplo de la conclusión a la cual quiero llegar. Ssi ya es difícil recuperar la memoria y dignidad de nuestra historia, ésta se torna aún más difícil cuando se trata de una mujer, siempre relegada a un segundo plano, obviada. Por esta cuestión decidí contar antes la historia de Pilar Soler que la de su padre, el ilustre veraneante en Buñol Félix Azzati, para que sirva de recuperación de nuestra historia, de sacar a la luz el sacrificio de una mujer nacida en Buñol, y salga a la luz su historia de activismo político, y que sirva para recuperar, rendir homenaje merecido, y proponer que tenga una calle, ya que su padre ha tenido y tiene calle en Buñol (durante la República se cambió la Calle Cid, el tramo llamado Roma, por Félix Azzati, hasta el borrón franquista, y ya recuperada en democracia, actualmente en la calle sin urbanizar debidamente, las antiguas Las Eras), y aumente la paupérrima lista de nombres de mujeres en nuestra ciudad.

Pilar Soler i Miquel, como podéis observar, tiene los apellidos solamente de la madre. Nace de forma oculta a la sociedad en Buñol, donde su padre vive en Verano en la Calle San Luis, y nace tras una historia de amor entre su madre, una chica de la burguesía de Silla, Ángeles Soler i Miquel, y el Político republicano Azzati fuera del matrimonio. Por tanto es, junto a su hermana Angelita, ilegítima, con todo lo que eso conlleva en una sociedad española de principios de siglo XX. Por lo tanto, sufre el repudio de la familia materna. Sin embargo, consigue zambullirse del espíritu de cambio de la Segunda República, con sus primeros contactos con el anarcosindicalismo y muy joven, con 17 años, ya empieza a interesarse por las ideas marxistas y revolucionarias, participando de forma activa en la Huelga General de 1932, en los incidentes en la Plaza Emilio Castelar de Valencia. De ahí surgirá su militancia en el PCE y la fundación en Valencia de la Asamblea de AMA (mujeres antifascistas), de donde fue Secretaria General. Tras la derrota en 1939 es encarcelada junto a su madre en la cárcel de mujeres sita en La Petxina, donde viven hacinadas y en unas condiciones de higiene lamentables, con el plus de que está embarazada, durmiendo en un salón con otras 50 reclusas. Encima de una manta rompe aguas, y sin asistencia médica, tiene a su hija. Tras el parto está con fiebres, sin tratamiento, 40 días, y sale viva de milagro, rodeada de enfermas de sarna. Pasará hasta 1944 en la cárcel por auxilio a la rebelión y, como consta en su expediente penitenciario nº 3641-V, está calificada de “individua peligrosa”, acusada de “exaltar a la causa roja e inductora constante de los desmanes cometidos en época roja”.

Sale del penal Convento de Santa Clara en 1944. De ahí sigue luchando para el comunismo en Madrid, donde vuelve a ser apresada y torturada, hasta que al final consigue exiliarse a Francia tras la Segunda Guerra Mundial. Allí, con una identidad falsa, pasa 30 años de su vida. De la posible implicación de su hermana en el asesinato de Leon Trostky ya daría para otra historia. Volvería a su tierra en 1971, después de la amnistía, donde siguió siendo del PCE y fundadora del Movimiento Democrático de Mujeres de Valencia y del Grupo de mujeres del Ateneo de Valencia. En 1977 es responsable en el PCE de la Comisió per l´Alliberament de la Dona. Entre 1989 y 1995 es asesora del Institut Valencià de la Dona. Recibió varios homenajes y premios por su lucha a favor de la mujer, incluido el premio 8 de marzo de las Cortes Valencianas. Sus últimos años pasó a militar en el PSPV-PSOE. Murió en Valencia en 2006. Tanto en la capital como en la localidad de su madre, Silla, tiene reconocida una calle por su labor incansable en pro de los derechos de las mujeres. Esperamos que la tierra que la vio nacer, de la cual nunca renunció, se acuerde de ella y tenga su merecido homenaje, como una mujer progresista, avanzada a su tiempo y librepensadora.

José Luis Carrascosa García
Licenciado en derecho. Autónomo

Share This Post

Post Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.