Vicente Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez (Valencia 1867-Francia 1928), fue el escritor valenciano más reconocido. Tiene en la ciudad pocos elementos que nos recuerdan su nombre, apenas una avenida y una escultura y su casa-museo.

Fue el primer autor de un best-seller, el primer periodista que cobró por palabras, el primero que tuvo a grandes de Hollywood como Rita Hayworth, Greta Garbo o Rodolfo Valentino, llevando sus personajes al cine.

Autor de “Los cuatro jinetes del apocalipsis” o “La barraca”, el éxito lo inundó y es sabido que el fracaso es más estético que el éxito, opina el escritor Manuel Vicente acerca de Vicente Blasco Ibáñez, es una figura reconocida en su país.

La Generalitat Valenciana y la ciudad donde nació hace 150 años dedicarán todo el 2017 a la figura del controvertido escritor, periodista y político.

Libertad Blasco, su hija, nos habló de su padre en una entrevista hecha por el periódico “El País”, el 24 de enero de 1981, donde explicaba como era su personalidad, optimista, alegre y muy confiado con todo el mundo.

Libertad no sabía elegir una entre las facetas de su padre; decía “me gusta todo, es un conjunto, fue un excelente escritor, político, periodista y como orador y cuentista fue también muy grande”. Como este año se dedica a la memoria del gran escritor, aprovecho la ocasión para dar a conocer una canción que me entonaba mi suegra Vicenta Malea Palmer, con música del pasodoble del maestro Padilla, llamado “Valencia la bien amada”, sobre el final del escritor, y dice así:

A Vicente Blasco Ibáñez

Valencia supo la triste noticia de su corta enfermedad.
La prensa decía que los doctores trabajaban sin cesar,
Mas pronto la familia un telegrama de Sigfrido recibió
Diciendo: a las tres de la mañana mi amado padre expiró.
A Fontana Rosa acuden a millares los jefes de estado mandan sucesor
La Pampa Argentina, Inglaterra y Francia y todos su consternación.
Valencia como madre cariñosa que a su hijo se expirar
Lloraba por el hombre que perdía sin poderlo acariciar.
Valencia círculos y sociedades sin mirar clase ni color
Pusieran lazo negro a su bandera por aquel gran escritor.
Valencia dijo el gran valenciano cuando me hayan de enterrar
que me pongan la Señera para poder besar.
Valencia ya no suenan las campanas con su alegre repicar.
Valencia sus tañidos se parecen a flores que no han de amar.
Valencia tu señera sangre y oro que el rey Jaime ondeó.
Valencia hoy se cubren tus brillantes con un fúnebre capuz.

Consuelo Álvarez Ruiz
Detalles de Buñol

Comparte esta noticia

Deja un comentario