¿Y tú me dices?

El poema de hoy, sin lugar a dudas, es para la reflexión de todos pero especialmente para esas personas que viven al margen del sufrimiento ajeno, incluso existen en la propia familia…, ¡y duermen tranquilos!, bueno eso es lo que dicen ellos, pero el tiempo pone a cada cual en su sitio, y los que hoy proceden de ese modo, mañana serán los que sufrirán doblemente las consecuencias. Nadie escapa al destino que, tarde o temprano, pasa la “factura”…

 

¿Y TÚ ME DICES?…

¿Y tú me dices

que duermes tranquilo?

¿qué no te produce desvelo

el sufrimiento ajeno?

¿Cómo puedes decir sin meditar

que lo único que te puede interesar

es tu bien físico y mental

sin apenas reparar

del que vive en soledad?

Vives tu vida felizmente

sirviéndote de lo que te interesa,

que nadie te cause molestias

alegando como justificación

miles de historias y proezas.

Y mientras, en alguna parte,

alguien le pesa tu ausencia,

cuenta los días y las horas

para poder verte a solas.

Solicita tu ayuda en ocasiones,

te añora, te llama y ruega

esperando ese milagro

que nunca llega.

Sin embargo y por suerte

los hay quien duermen plácidamente

y aunque errores cometieran

se puede equivocar la gente.

Esos lo hacen todo por amor,

amor al prójimo, a la vida,

el alma se alimenta y nutre

de la felicidad compartida.

¿Y tú me dices

que duermes tranquilo?

¿qué lo haces a pierna suelta?,

pues no hay felicidad completa

a consta de la desgracia ajena,

Fina Simón.

Pintora y Poetisa.

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario