Alternativa Verde de Buñol llama a la movilización de las mujeres de la comarca el 8 de marzo

Lo hacen con la declaración pública de nuestra portavoz internacional de Los Verdes, Pura Peris

El colectivo Alternativa Verde de Buñol y la Asamblea de Los Verdes de la Hoya “llamamos a la movilización de las mujeres de nuestra comarca en la celebración del 8 de marzo con esta declaración pública de nuestra portavoz internacional de Los Verde, Pura Peris“:

Mirando el lema del año 2017 de Naciones Unidas en relación al Día Internacional de la Mujer, “Mujer en un mundo laboral en transformación: por un planeta 50-50 en 2030“, no puedo más que rebelarme… ¿Hasta cuándo debemos ir posponiendo acciones serias para alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres? ¿En serio queremos lograr un mundo en el que todas las mujeres y las niñas tengan las mismas oportunidades y los mismos derechos de aquí a 2030? ¿Y cuantos años venimos, generación tras generación de mujeres, pidiendo una sociedad justa, sin brechas salariales, sin desigualdades, sin desprecio ni violencias por cuestión de género?

A la vista de tantos lemas, de tantas postergaciones en la erradicación de las desigualdades, a veces, me planteo si es que se ha olvidado que fue la lucha por un trato digno en las condiciones laborales la que dio origen a este día internacional, ¿o es que debemos recordar, todos los años, que fue un 8 de marzo de 1908 cuando las trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York llamada Cotton declararon una huelga en protesta por las condiciones insoportables de trabajo? ¿Y que el dueño, tras ocupar las trabajadoras la fábrica, cerró las puertas y prendió fuego muriendo abrasadas las 129 trabajadoras que había dentro?

Basta con recorrer las declaraciones institucionales desde 1911 y los manifiestos de partidos, sindicatos, asociaciones que, desde entonces, han vertido verdaderos ríos de tinta exigiendo la igualdad para darnos cuenta de que, en los últimos años, no solo no hemos dado pasos hacia la igualdad sino que estamos retrocediendo a pasos agigantados.

Debo reconocer que los compromisos que quienes nos gobiernan dicen asumir quedan solemnes y rimbombantes en las cumbres y reuniones como la que se produjo el 27 de septiembre de 2015, en el Encuentro de Líderes Mundiales sobre la igualdad de género y el empoderamiento, donde los representantes españoles afirmaron que:

La lucha contra la violencia de género merece atención especial. Para España constituye una ‘prioridad nacional’. Seguiremos trabajando por dar una respuesta integral a todas las formas de violencia, como la trata con fines de explotación sexual, la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados y las agresiones sexuales.

Pero la realidad es muy tozuda y frente a tan elevadas palabras de buena voluntad, ¿cuáles han sido las medidas reales para avanzar en la igualdad, en el empoderamiento de las mujeres o en la erradicación de los asesinatos machistas?

¡Ninguna! Y no es una cuestión subjetiva. Los datos hacen que me reafirme en esta afirmación, veamos:

  • Desde la entrada en la crisis, y estamos a punto de cumplir su décimo año, se han venido constatando y denunciando los recortes en las políticas de igualdad, recortes drásticos en los presupuestos públicos y en las ayudas sociales que han venido a encrudecer la ya dura situación de la mujer como consecuencia de la crisis. Como botón de muestra de estos recortes, claro ejemplo de cuál es la posición del Gobierno español en materia de igualdad laboral, una de las últimas medidas adoptadas: la eliminación de las ayudas para las pymes que estaban destinadas a financiar la implantación de los planes de igualdad en empresas de entre 30 y 250 trabajadores.
  • El Informe Global sobre la Brecha de Género 2016del Foro Económico Mundial concluye que la brecha actual de género (59%) es mayor que en ningún otro momento desde 2008 y la EPA del cuarto trimestre de 2016 sitúa la tasa de empleo femenino en el 42,59% y la masculina en el 53,64%, lo que supone 11,05 puntos de brecha en el empleo.
  • El desempleo femenino ha seguido aumentado en todos estos años frente al masculino, siendo muy preocupante las paradas de larga duración que ya superan el 50%. Por otra parte, el empleo que se encuentra es precario y temporal. La brecha salarial española es la sexta más alta de Europa y supera el 23% pese a que las mujeres sobresalimos de manera positiva en la formación académica. La presencia de mujeres en la contratación a tiempo parcial es del 72,60%.
  • Y un dato que hiela la sangre: casi 900 mujeres (según las estadísticas estatales que no recogen todos los casos) hemos sido asesinadas desde 2003, primer año en qué se recogen estadísticas, siendo este año 2017 especialmente sangrante pues, hasta el momento, ya somos más de 20 mujeres asesinadas por el hecho de ser mujer.

Por todo ello, como mujer verde exijo:

  • La reversión de forma inmediata de las regresivas reformas y recortes llevados a cabo años atrás.
  • La consecución, en 2017, de un Pacto de Estado contra la Violencia de Género.
  • La elaboración y aprobación de una Ley de Igualdad Salarial, acompañada de las medidas de desarrollo de la legislación actual que contribuya de forma decisiva a mejorar la calidad en el empleo de las mujeres.
  • El avance en políticas de conciliación y corresponsabilidad entre mujeres y hombres.
  • La introducción en todo el sistema educativo y formación de adultos, de la coeducación, la educación en igualdad y la educación en la diversidad. Sin la coeducación, difícilmente, podremos prevenir los ataques a la igualdad.

Por un 8 de Marzo digno de toda mujer, por todas las que nos han precedido, por todas las que han perdido su vida por ser mujer, por todas las que han de venir.

¡El planeta 50/50 lo quiero ya!

Comparte esta noticia

Deja un comentario