Las urbanizaciones de Chiva tendrán agua potable en 2019

La solución en la que trabaja el consistorio desde hace meses supone construir una tubería con varios ramales de unos 22 kilómetros de longitud que llevará agua potable desde el depósito de La Pahílla a los diferentes depósitos que alimentan a las urbanizaciones

Redacción.- El Ayuntamiento de Chiva ha finalizado la redacción del proyecto de tubería que permitirá llevar agua potable a las urbanizaciones del término municipal.

La solución en la que trabaja el consistorio desde hace meses supone construir una tubería con varios ramales de unos 22 kilómetros de longitud que llevará agua potable desde el depósito de La Pahílla a los diferentes depósitos que alimentan a las urbanizaciones que hoy no disponen de agua potable para consumo humano: Olimar, Carambolo, Atalaya de Levante, Altamar, Casa Parra, El Bosque, Sierra Perenchiza y Calicanto. La tubería será bidireccional, con lo que garantizará el suministro en cualquiera de los núcleos de población de Chiva en caso de necesidad. Esto supone llevar agua potable a cerca de 6000 personas de forma estable los 365 días del año, después de décadas en las que este problema no se había resuelto.

En estas fechas el Ayuntamiento de Chiva trabaja en la financiación del proyecto. Se estima que el coste de la obra será de 4 millones de euros, y en cuanto se tenga la vía para lograr costear la misma se licitarán las obras, que tienen una duración prevista de en torno a 6 meses. Esto supone que, si todos los plazos se cumplen, a lo largo de 2019 las urbanizaciones de Chiva tendrán agua potable completamente apta para consumo humano.

El consistorio chivano se encuentra ya tramitando todos los permisos necesarios con Adif, Ministerio de Fomento, Diputación de Valencia o Confederación Hidrográfica del Júcar para no encontrarse con ninguna traba en cuanto se licite la obra.

Pozos de La Solana

El agua potable para suministrar a las urbanizaciones de Chiva se extraerá de dos pozos de la partida de La Solana que pueden aportar un caudal en torno a 600.000 metros cúbicos anuales.

Llevando esa cantidad de agua hasta los depósitos que abastecen a varias urbanizaciones y mezclándola con la que los pozos de esas zonas tienen se obtendría un agua potable apta para consumo humano con los niveles de nitratos adecuados.

En estos momentos el consumo de las urbanizaciones de Chiva se estimaría en torno a 2 millones de metros cúbicos anuales, con lo que con los aportes de los pozos de La Solana y lo que generan otros pozos cercanos a esos núcleos de población se garantizaría el suministro estable de agua potable durante todo el año.

Interconectar las redes

En estos momentos varias de las urbanizaciones de Chiva tienen sus redes interconectadas. Con esta obra se logrará conectar todas las redes del término municipal, solucionando cualquier déficit de agua en cualquier depósito del término municipal con aportes de otros pozos.

Para ello se ha redactado este proyecto durante los últimos meses, que ya está listo para licitar las obras. La tubería tendrá su origen en el depósito del Polígono La Pahílla y cruzando el casco urbano y parte del término de Chiva tendrá dos ramales, uno irá al depósito de Olimar y el otro conectará los depósitos de El Bosque, Sierra Perenchiza y Calicanto.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.