Manises actualiza los conocimientos de sus profesionales para mejorar la atención y calidad asistencial en el área de Urgencias

El objetivo del Hospital de Manises es potenciar la excelencia en el servicio de urgencias

En ocasiones, realizar correctamente una reanimación cardio pulmonar puede ser vital para salvar una vida, pero la clásica maniobra del “boca a boca” es una técnica que únicamente deben aplicar aquellas personas que hayan recibido las pautas e instrucciones necesarias. Para profundizar en esta y otras destrezas, el Hospital de Manises ha puesto en marcha una serie de cursos dirigidos a especialistas médicos, de enfermería o celadores para mejorar y perfeccionar la atención y calidad asistencial en el área de Urgencias.

Estos cursos son la primera vez que se hacen específicamente para todos los profesionales vinculados al Servicio de Urgencias de un Hospital en sus propias dependencias, con simulaciones prácticas en los propios Boxes de Vitales del Servicio, con el fin de dotarles de las últimas destrezas y actitudes para dar la mejor atención a los pacientes, en el entorno real de trabajo diario, donde además se realizan grabaciones de todas las actuaciones en estas prácticas, para poder corregir posibles errores”, explica el doctor Juan García, jefe del área de Urgencias del Hospital de Manises, quién añade que “es una clara apuesta de Manises por la formación continua de su personal”.

Así, el Departamento de Salud de Manises ha iniciado con el curso “Soporte Vital Avanzado en Trauma”, una serie de actividades formativas con el objetivo de profundizar las capacidades de los profesionales sanitarios. En este sentido, la apuesta de Manises por seguir mejorando la calidad asistencial de sus pacientes va más allá del ámbito hospitalario. Como apunta el doctor García, a través de este curso vamos a dar los mecanismos para saber cómo reaccionar a un accidente también fuera del Hospital, cuando los recursos son mucho más limitados.

En el día a día, pueden darse situaciones que ponen en peligro la integridad física de una persona, como un atragantamiento durante la comida donde se pierde el pulso temporalmente, o cualquier tipo de accidente cotidiano. “Para estas situaciones, es imprescindible que cualquier profesional, venga del ámbito que sea, sea capaz de reconocer las situaciones y cómo reaccionar”, explica el doctor García.

El objetivo de esta iniciativa es seguir mejorando los conocimientos del personal para ofrecer una atención de calidad a los pacientes que acuden a los servicios de urgencias, así como poder actuar en situaciones extra hospitalarias.

Cursos específicos

En concreto, el curso de Soporte Vital Avanzado en Trauma, que se enmarca en el Plan Nacional de RCP de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, tiene como objetivo instruir en las técnicas necesarias a la hora de realizar una primera atención cualificada a las víctimas de accidentes, así como dotar de las habilidades básicas que se precisan para el tratamiento de la enfermedad traumática grave.

Este curso, que es el primero que se hace exclusivamente para un Hospital, consiste en una formación teórico-práctica en la que se trabaja con imágenes y maniquíes para aproximarse lo máximo posible a una situación real. Los participantes llevan a cabo simulaciones donde aprenden no solo las habilidades técnicas necesarias para atender a una víctima, sino también a cómo evaluar una situación de urgencia y a mantener la calma durante un accidente.

A lo largo del curso, se ahonda en técnicas como las inmovilizaciones, el aprendizaje de punciones como la traqueal, torácica, abdominal, pericárdica y vía venosa. Además, se ofrecen prácticas en triaje, cómo diagnosticar y tratar el shock en paciente traumatizado o cómo actuar ante traumas craneoencefálico o pediátrico.

Comparte esta noticia

Deja un comentario