Ayuntamiento y empresarios de Cheste buscan soluciones a los vertidos

En los últimos años el consistorio ha tenido que hacer frente a multas de la Confederación Hidrográfica del Júcar de en torno a 100.000 euros al año

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cheste se ha reunido con empresarios del Polígono Industrial Castilla para tratar de encontrar soluciones a los vertidos de algunas empresas de la zona que superan los límites permitidos.

En los últimos años el consistorio ha tenido que hacer frente a multas de la Confederación Hidrográfica del Júcar de en torno a 100.000 euros al año, al haber subrogado la responsabilidad el Gobierno anterior de Cheste, lo que ha supuesto un impacto sobre las arcas locales.

Desde 2015 el consistorio ha buscado soluciones, proponiendo un programa de reducción de la contaminación, realizando mediciones, aprobando una nueva ordenanza de vertidos o creando una nueva plaza de ingeniero medioambiental municipal para trabajar sobre este problema.

Tras varias reuniones en este mes de mayo con la Entidad de Saneamiento de Aguas (EPSAR) y la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) se ha llegado a un punto en el que consistorio y empresarios deben “trabajar juntos y adquirir compromisos para reducir los vertidos que no se depuran en la planta actual”, como explicó en la reunión la edil de Medio Ambiente, Mª Ángeles Llorente.

En todo momento quedó claro que la mayoría de las empresas del polígono cumplen con la normativa de vertidos y que tan sólo algunas superan los parámetros permitidos.

En la reunión se emplazó a  los empresarios a que “acometan las reformas necesarias para reducir al máximo los vertidos en origen, es decir a la salida de sus fábricas. Y que estudien la conveniencia de mejorar el funcionamiento de la depuradora para que aumente sus prestaciones de cara a cumplir con la normativa mientras realizan los ajustes necesarios en sus empresas”, como explicó Mª Ángeles Llorente en la reunión con los empresarios del Polígono Castilla, en la que estuvo apoyada por el alcalde, José Morell, y el teniente de alcalde José Vicente Guijarro, además de por técnicos ambientales y juristas del consistorio y asesores externos.

Por su parte, con este compromiso de los empresarios, el consistorio negociará un nuevo programa de reducción de la contaminación para los tres próximos años que permita equipararse a los parámetros permitidos en la legislación en este momento.

El consistorio ha ofrecido, además, a los empresarios. El asesoramiento de sus técnicos para elaborar propuestas de reducción en origen como para el estudio sobre la viabilidad de mejora de la depuradora y ha instado a los empresarios a que presenten dichas propuestas en un plazo de un par de meses.

Macrodepuradora para 2020

En la misma reunión se informó de los avances para la construcción por parte de EPSAR de una gran depuradora que dará servicio a Cheste y a Chiva y que deberá estar operativa como máximo en 2020.

La puesta en marcha de esta depuradora supondrá un avance considerable en cuanto a la depuración de vertidos, aguas residuales, y la desaparición de otras pequeñas depuradoras que ahora prestan servicio. Se optimizará el servicio y además se obtendrá anualmente 1,5 hectómetros de agua depurada destinada a la agricultura en ambos municipios.

La EPSAR es la empresa pública encargada de gestionar la explotación de las instalaciones y ejecutar las obras de saneamiento y de depuración que la Administración de la Generalitat Valenciana determina, y en este caso la encargada del proyecto de la depuradora de Cheste y Chiva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This Post

Post Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.