In memoriam: Eduardo Vidal Galarza

Se ha ido alguien importante para la Cultura Rockera de Buñol, un músico solvente, un apasionado de la música, y una persona muy querida por aquellos que teníamos trato con él. Se trata de Eduardo Vidal Galarza. Guitarrista y Bajista que, desde antes1 de 1969, ya estaba aportando su arte en los escenarios de Buñol y la comarca.

Durante muchos años y hasta un pasado cercano, desde el principio, estuvo con el grupo Nostalgia, reviviendo las canciones de su juventud, interpretando con sus guitarras los solos de dichas canciones, y aportando su técnica, esfuerzo y tesón, a la práctica musical, a la interpretación, a lo que más le gustaba.

Los más mayores recordarán a Eduardo a finales de los 60, y durante parte de los 70, con el mítico grupo buñolense Los Mongols, los que, con una corta herencia de tradición de grupos de rock and roll, dieron un paso enorme, siendo pioneros de las improvisaciones de carácter progresivo, en un contexto donde los grupos hacían versiones. Y haciendo avanzar así, la tradición de grupos tan enorme que hay en Buñol.

Durante todos estos años llevaron el rock and roll a los escenarios de Buñol y los pueblos de alrededor, siempre interpretando versiones, y no olvidando nunca a su grupo insignia, Creedence Clearwater Revival. También eran muy dados a realizar versiones del grupo Módulos2.

Los Mongols fueron los primeros buñoleros en improvisar de esta manera en público, efecto que imitarán posteriormente otros grupos de finales de los 70 y principios de los 80 en Buñol. Improvisaban sobre bases de versiones3 de Creedence Clearwater Revival o de Módulos, aunque a veces tocaban una rueda estándar de blues. El carácter de las improvisaciones era experimental y progresivo4. También en estas improvisaciones sacaban sonidos de los instrumentos de maneras no convencionales en esos años, como por ejemplo los acoples de guitarra con los amplificadores, la amplificación de armónicos y el juego de volúmenes con los potenciómetros de los instrumentos. La batería marcaba el ritmo base y experimentaba a su vez con las sonoridades de los platillos5.

Alguien tenía que empezar innovando de esta manera, estando a la altura de los tiempos que corrían, y fueron ellos, pero, aparte de esto, hay que reconocerle a Eduardo en particular, un mérito mucho más grande, y mucho más humano y difícil: el haber sabido transmitir a sus dos hijos, Bernardo y Eduardo, una pasión desmedida por la música, y por el rock and roll en concreto. El haber sido capaz, de una manera natural, el asentar en ellos las bases de una práctica instrumental apasionante, la de la guitarra, y haber vivido para ver a sus dos hijos convertidos en dos buenísimos guitarristas de rock and roll. Estoy completamente seguro de que se fue estando muy orgulloso de ellos.

Por todo esto, y todos los buenos ratos que pasamos con él, ya sea tocando, o disfrutando de su desarrollado sentido del humor, nunca le olvidaremos, porque la gente así es inolvidable.

1 Digo “antes” porque es en 1969 cuando se forman Los Mongols, pero como todo músico, los años anteriores ya estaba tocando, solo que Los Mongols fueron un grupo que duró años, y la mayoría lo recordará desde esa fecha.

2 Grupo pionero del rock sinfónico y del rock progresivo en España. Nace en Madrid en 1968 y desaparece en 1979, aunque regresaron en 1999 hasta 2001 con un nuevo cantante tras la muerte de éste en un accidente de tráfico.

3 Una secuencia armónica del tema acompañada del ritmo motor, repetida de manera continuada para que uno o más de los músicos realicen una improvisación encima. Los músicos que realizan la base pueden si lo desean adornar o variar determinadas líneas melódico-rítmicas siempre que no rompan la armonía de base ni el ritmo motor.

4 Solían comenzar introduciendo la improvisación de la guitarra poco a poco y creciendo esta en complejidad e intensidad, su duración era variable.

5 Estas improvisaciones no tienen una duración fija, pero los miembros del grupo con los que he hablé en el pasado coinciden en que se trataba de improvisaciones largas.

Enrique Hernández Pérez
Rocker

Comparte esta noticia

Deja un comentario