Viajamos en el tiempo

n16 literatura

En los últimos meses hemos visto mediante la presencia en la televisión de varias series, como el mundo de los viajes en el tiempo volvía a ponerse de actualidad, no hay más que ver el éxito de TVE con el Ministerio del Tiempo para darse cuenta de ello, o el fenómeno que se vivió el pasado 21 de octubre cuando coincidimos en fecha con el viaje al futuro de Marty McFly. La literatura no es ajena al mundo de los viajes temporales, y por ello, hemos pensado que sería buena idea nombrar aquí algunos buenos libros del género.
La máquina del tiempo, de H.G. Wells

Porque no podíamos empezar este listado con otra obra, una de las pioneras del género, publicada por primera vez en 1895. Un científico crea, en el siglo XIX, una máquina que le permite viajar por el tiempo. Una noche se reúne a cenar con sus amigos y allí les cuenta sus desventuras y preocupaciones acerca de cómo el mundo va encaminado hacia su decadencia y posterior aniquilación.

El fin de la eternidad, de Isaac Asimov
Una brillante novela sobre paradojas temporales. Estamos en el mundo de los Eternos, unos viajeros en el tiempo reclutados en diferentes épocas de la historia a partir del siglo XXVII, y tienen como misión cambiar el pasado para mejorar el presente. Cuando el protagonista se enamora de una mujer que, debido a una misión de “mejora del tiempo”, podría desaparecer de su tiempo, todas sus creencias sobre la necesidad de la existencia los Eternos y los viajes en el tiempo se tambalean.

Las puertas de Anubis, de Tim Powers
Todo un clásico de la ciencia ficción y considerada por muchos una de las mejores de su género. Brendan Doyle, un profesor de literatura del siglo XX, es contratado por un millonario para dar una conferencia sobre un escritor del siglo XIX en el que es experto, y para conocer al mismo, en 1810. Debido a una serie de desgracias Doyle queda atrapado en ese año, y no siendo capaz de volver a su tiempo tiene que adaptarse al momento.

El ruido del trueno, de Ray Bradbury
Un relato corto sobre el conocido como el Efecto Mariposa. En el año 2055 una empresa se dedica a viajar en el tiempo para cazar animales prehistóricos. Aunque las reglas que tienen que seguir para evitar crear paradojas temporales y cambiar el curso de la historia, en uno de los viajes un problema con un cazador pondrá en jaque el curso de la historia.

22/11/63, de Stephen King
Jake Epping, un profesor de literatura conoce a Al Templeton, el dueño de un bar cuya despensa conduce al año 1958. Templeton, enfermo terminal de cáncer, ya no puede realizar la misión que se autoimpuso desde que vio que podía viajar en el tiempo, evitar el asesinato de Kennedy; por lo que Epping tomará su lugar como viajero del tiempo.

Beatriz Ginés Fuster
Licenciada en Hª del Arte

Amparo Gómez Pérez
Licenciada en Humanidades

Comparte esta noticia

Deja un comentario