El Veteranos sigue imparable (3-0)

veteranos 2-4-16

Tras la importantísima victoria en el campo del invicto Paterna por 1-2, y después de dos semanas de parón por las fiestas de Fallas y Semana Santa, el C.D. Veteranos At. de Buñol volvía a la competición frente a otro rival directo, el actual campeón, el On the rocks. Y con las misma receta, intensidad, compañerismo, tensión y concentración (porque fútbol hay de sobra) los locales endosaron un 3-0 al equipo de la capital, que no solo vale para sumar los tres puntos, también para hacerse con el goal-average particular. La segunda vuelta frente a los equipos de arriba está siendo espectacular, superando a Barrio del Cristo, Paterna y On the rocks. Dentro de dos semanas viene el líder y principal favorito a ganar la liga, el Aldaya, pero antes habrá que ganar en Xirivella, porque es contra los equipos de menos nivel contra los que el Buñol se empeña en tirar la liga. En estos momentos el Veteranos es segundo a dos puntos del primero, pero con un partido más. No podemos dejar de recordar la derrota en Macastre frente al segundo clasificado.

Pero volvamos al partido del sábado. El On the rocks visitaba el Beltrán Báguena con la intención de adelantar en la clasificación a los nuestros. El Veteranos, justito de efectivos, la tónica ya de la temporada, salió desde el principio muy mentalizado. La consigna de Carlos García era clara y sencilla, jugar como en Paterna. Y los locales (hoy con el viejo equipaje de rayas) comenzaron con intensidad y mucha concentración, jugando muy juntos y ayudándose constantemente. El On the rocks era incapaz de hacerse con el dominio del partido, pero es un equipo fuerte físicamente y complicaba mucho a los locales el manejo del balón. Se notaba mucho respeto en el campo y poco riesgo, mucha igualdad en general y poco fútbol, pero daba la sensación de que el Buñol tenía algo más, de que a los puntos el partido estaba cayendo del lado local, si bien no se generaban ocasiones claras de gol.

En el minuto 30 se produjo una jugada clave. En un pase largo, Aquila se marchaba por velocidad entre los dos centrales y cuando iba a entrar en el área para encarar al portero, era derribado por detrás. Tarjeta roja de libro, que el árbitro “convirtió” en amarilla para sorpresa e indignación de jugadores y afición. Sin embargo, 8 minutos más tarde, en una jugada calcada, Aquila sí era capaz de controlar el balón y recortar al portero, quien derribaba en la salida al pichichi de la liga. Ahora sí, penalti y expulsión. El 1-0 daba tranquilidad al Veteranos, máxime cuando los visitantes se quedaban con diez y colocaban a un jugador como portero. En esos momentos, además, el equipo local estaba siendo ya muy superior. Y solo tres minutos después un pase largo de Quique (afianzado ya como central) lo peina Manolo y lo recoge Héctor, que asiste a Aquila quien, dentro del área, recorta por dos veces a su defensor y lanza un disparo cruzado imparable para anotar su gol número 24 de la temporada.

Con el 2-0 se llegó al descanso. La batalla estaba casi ganada, pero había que ganar también la guerra. En el partido de ida el Veteranos perdió 2-0, y en una liga tan igualada la diferencia de goles particular puede ser muy importante. Pero ganar el partido era lo primordial y Carlos García pidió a los suyos mucha cabeza, saber gestionar la ventaja y la situación favorable.

Así, el Buñol salió a intentar controlar el tempo del partido, a mover el balón atrás y a intentar sacar al On the rocks para generar huecos. Pero los visitantes no tenían nada que perder y salieron a darlo todo, quizás con un punto más de velocidad y tensión que los nuestros. En los primeros minutos se vio algo de incertidumbre, con el Buñol no sabiendo muy bien a qué jugar, si atacar o dejar correr el crono. Pero en una gran presión defensiva el Buñol robó el balón cerca del área rival, Fran se hizo con él y condujo hasta dentro del área, templó, miró, colocó el cuerpo y lanzó un disparo envenedado que se coló con rosca por toda la escuadra. No importaba quien estuviera en la portería, era imparable. Y era el 3-0, que ponía el goal-average a favor. Solo había que aguantar los 20 minutos restantes con ese marcador. Y realmente no fue un problema, ya que el Buñol estaba crecido, con confianza, más cerca incluso del 4-0 que del 3-1, mientras que el On the rocks se mostraba impotente.

Quedan todavía seis partidos por disputarse, uno de ellos frente a un rival directo, el Aldaya, y el Veteranos debería mostrar esta cara si quiere ganarlos. Y puede hacerlo, seguro. Pero vayamos partido a partido. La primera final, el sábado en Xirivella.

Share This Post

Post Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.